SEGUINOS

Salud

Pediatría: Cuidados de la salud sexual en la adolescencia

La adolescencia es la etapa de la vida que va desde los 10 a los 19 años y es una etapa de grandes cambios en la persona: cambios físicos, sociales y psicológicos. La adolescencia es el proceso mediante el cual el niño alcanza la madurez sexual y se convierte en un adulto. Se inicia con la pubertad.

 

En ese sentido, la doctora Alicia Díaz, ginecóloga infanto juvenil del Hospital de Pediatría, recordó que es importante que las adolescentes, ante la primera menstruación, inicien sus controles ginecológicos en forma anual. “El primer control con el ginecólogo siempre es con la primera menstruación, uno le va dando consejos de cuidados, de cómo hacer, de cómo cuidarse, de cómo hacer los controles. La adolescente desde la primera menstruación debe acudir al ginecólogo y partir de ahí, concurrir al control una vez al año. Donde se le realiza un control como de niño sano, pero desde el punto de vista ginecológico”.

“Muchas adolescentes no vienen porque tienen miedo al examen, y en la primera consulta no se hace una revisión completa por una cuestión de pudor. En la segunda consulta se le pide permiso a la paciente y ahí se la examina y se ve el control del niño sano. Una vez que se acostumbra todos los años a su control, después cuando empieza con sus relaciones sexuales ya tiene otra confianza con ese ginecólogo”.

Métodos anticonceptivos y salud sexual:

Si bien existen muchos métodos anticonceptivos la profesional comentó: “lo nuevo que salió es el implante subdérmico, que la gente lo llama el chip, y como método anticonceptivo es muy bueno porque dura 3 años. La idea es que la adolescente antes de que se coloque el implante tenga una consulta y se vea si amerita si se coloca o no. El chip yo lo recomiendo a partir de los 14 años, sobre todo si se tiene relaciones sexuales. Pero no en una paciente que no mantiene relaciones sexuales y menos aún si todavía no menstruo”.

Con respecto a ello, señaló que, es fundamental remarcar a las adolescentes el uso del doble método de prevención: implante y preservativo, “para prevenir embarazos no deseados y enfermedades de transmisión sexual”.

Por último, es importante remarcar que siempre se respeta la autonomía y decisión de la adolescente a la elección del método de anticonceptivo que quiere adoptar para su cuidado.

 

Descargar Semanario Seis PáginasDescargar Semanario Seis Páginas


-