SEGUINOS

NACIONALES

Piden que la causa contra Macri por persecución a Indalo vuelva a Servini

Carlos Beraldi, abogado del empresario Fabián De Sousa, reclamó a la Cámara Federal de Casación Penal que devuelva la causa que investiga la persecución al Grupo Indalo y sus accionistas a la jueza María Servini y alertó que la decisión de quitarle el expediente a la magistrada de primera instancia es “injustificada” y busca “paralizar” el avance de las medidas de prueba y, en definitiva, de la búsqueda de Justicia.

La maniobra fue expuesta esta semana por Ámbito, cuando se advirtió que en un hecho sin precedentes para Casación Penal, se dispuso en las últimas horas de 2020, que toda la investigación sobre los intercambios de llamados del expresidente Mauricio Macri y varios integrantes de su gobierno acusados de integrar una asociación ilícita sea elevada al máximo tribunal penal del país. No sus copias digitalizadas, sino toda la causa física.

En este marco, Beraldi presentó ahora un planteo ante esa Cámara para que se devuelva el expediente a Servini en forma urgente. Para el letrado, la remisión de la causa careció de “toda justificación fáctica y jurídica” y provocó una suspensión de las medidas de prueba en marcha. “En los hechos, la investigación quedará paralizada”, advirtió Beraldi.

Servini había solicitado a la Dirección de Asistencia Judicial en Delitos Complejos y Crimen Organizado (Dajudeco) que entregara un informe con el resultado de los entrecruzamientos telefónicos entre Macri, Fabián “Pepín” Rodríguez Simón, José Torello, integrantes de la AFIP y posiblemente importantes jueces, en momentos clave del desarrollo de la causa Oil Combustibles y de lo que fuera el encarcelamiento de sus accionistas Cristóbal López y De Sousa, eje de la denuncia de maniobras ilegales contra el Grupo Indalo.

Pero además, había fijado declaraciones testimoniales y hasta el cronograma de indagatorias que tiene al exAFIP Alberto Abad para declarar como imputado en marzo próximo.

El entrecruzamiento que llevó adelante la Dajudeco fue lo que más irritó a Macri y al resto de los imputados y lo que motivó la presión para intentar que no se lleve adelante bajo ningún formato. El informe de las llamadas podría incluir no solo comunicaciones entre el expresidente y el director de La Nación Fernán Saguier días antes de que ocurriera la primera publicación del caso Oil (que gatilló el resto de las acciones que se sospechan coordinadas), sino que coincidiría con el mensaje que había enviado Rodríguez Simón a los accionistas de Indalo sobre que se preparasen “para la guerra”.

Por eso, la decisión del titular de la Sala III de Casación Penal, Eduardo Riggi, de llevarse el expediente de Indalo en el momento en el que podría conocerse ese informe clave sobre Macri llamó mucho la atención en ámbitos judiciales.

“Mantener las actuaciones ante este Tribunal, con la consecuencia que ello implica, no solo constituye una severa irregularidad sino, antes bien, pone en duda la imparcialidad del magistrado y genera un posible caso de mal desempeño en el ejercicio de la función jurisdiccional”, señaló Beraldi en su escrito.

Al mismo tiempo, el abogado resaltó que Servini investigaba “gravísimos hechos de corrupción cometidos desde las más altas esferas del anterior Gobierno nacional, que incluso habrían contado con la complicidad de miembros de otros poderes del Estado”, y que por ese motivo, la causa no puede detenerse.

Para Beraldi, esa decisión no puede quedar a “discreción” de Riggi, ya que esta elevación de expediente “adquiere gravedad institucional en la medida en que se compromete la posibilidad de esclarecer, en el menor tiempo posible, hechos de corrupción por cuya investigación y castigo el Estado argentino debe responder ante la comunidad internacional”.

Fuente: Ámbito.

Descargar Semanario Seis Páginas
-