SEGUINOS

ECONOMIA

Plazos fijos: a pesar del “Plan Guzmán”, no se espera una suba de tasas

Las marchas y contramarchas en la estrategia cambiaria parecen haber soslayado que hay solo en depósitos privados a plazo fijo en pesos un stock del orden de los $2,2 billones (unos u$s15.000 millones al actual tipo de cambio paralelo). El apetito oficial por divisas frescas ha hecho que del reciente mini-paquete de medidas, conocido hasta ahora, hay poco y nada para seducir a los tenedores de pesos.

Solo se anunció la suba de la tasa de pases pasivos (son colocaciones de los bancos en el BCRA) a un día de plazo al 24% anual (antes 19%) y que el BCRA “administrará el stock de Leliq para minimizar el impacto sobre el costo de esterilización”. Según el BCRA, la decisión busca incrementar el atractivo de los instrumentos financieros en pesos de corto plazo para desalentar comportamientos que podrían afectar el mercado de cambios hoy bajo tensión.

Por un lado la suba de la tasa de pase podría desalentar la cancelación anticipada de deuda privada en dólares al intentar reducir el diferencial entre la tasa de devaluación y la tasa activa (adelantos en cuenta corriente). Pero esto está por verse. Vale recordar que en los últimos meses el sector privado aceleró la cancelación de deuda en dólares lo que comprometió la posición de reservas líquidas del BCRA. Lo que detonó la norma que obliga a renegociar las deudas privadas con el exterior.

Por otro lado, el BCRA hará que los bancos reduzcan un 20% la posición neta excedente de Leliq. Se refiere a la tenencia de Leliq (que hoy supera los $1,8 billones) excluyendo aquellas Letras que los bancos incorporaron para la integración de los encajes. Esto es importante para el tema de las tasas pasivas. Porque hay que recordar que la tasa de las Leliq hoy se ubica en el 38% anual, muy por encima de la de Pases. De modo que los bancos verían afectada su rentabilidad financiera, a la vez que el BCRA reduciría el déficit cuasifiscal. Aunque se compensaría con la suba de la tasa de los Pases, de modo que los rendimientos ofrecidos a los ahorristas no deberían experimentar cambios sustanciales.

La información oficial de fin de agosto mostraba que aproximadamente el 30% de las Leliq en manos de los bancos correspondían a la integración de los encajes (porción de los depósitos que los bancos no prestan). Estas representaban casi el 10% de los depósitos de los bancos. Por lo tanto el resto de las Leliq de los bancos es posición excedente (representaban casi 24% de los depósitos). O sea, están involucradas más de $1,2 billones. Si deben recortar un 20% de la posición excedente, estaríamos hablando de menos de un cuarto de billón de pesos. De esto se trata, del destino de esta masa de recursos.

Claro que una parte podría ir, como seguramente ansía el Palacio de Hacienda a comprar los nuevos bonos dólar linked, pero suponiendo que todos estos fondos se reorientaran hacia los Pases, por lo menos en el corto plazo. Así se tendría que por un lado la tasa activa, y por ende la pasiva, de los bancos subiría en parte ante la suba de la tasa de los Pases, pero simultáneamente, bajarían porque la tasa es menor que la que paga las Leliq.

Los analistas de la consultora 1816, liderada por Mariano Skladnik y Adrián Rozanski, calcularon el efecto neto para dimensionar el impacto sobre las tasas pasivas. Dado que más del 12% de los depósitos están en Pases, la suba de la tasa al 24% aumenta la tasa activa promedio en 0,6%. Pero a su vez, el 20% de casi el 24% de los depósitos, es decir, lo que los bancos recortarán de las Leliq excedentes, representa casi 5% de los depósitos que pasarán a rendir 24% en lugar de 38%, con un impacto neto de 0,66%.

En definitiva, concluyen, la que subirá será la tasa “overnight” de la economía, pero no se modificarán sustancialmente el resto de las tasas. Al contrario, no le sorprendería que los inversores institucionales (aseguradoras y fondos comunes) tengan aún mayores dificultades para colocar plazos fijos. Esa es la lectura del mercado, por lo visto hasta ahora, las tasas para los ahorristas no mejorarán.

Fuente: Ámbito.

Descargar Semanario Seis PáginasDescargar Semanario Seis Páginas


-