SEGUINOS

EDITORIAL

Políticas erráticas que afectan mucho más que la economía, alcanzan a la figura presidencial

“No cuidan al Presidente”. La afirmación estuvo en boca de muchos observadores en la semana que acaba de finalizar, no importa si eran adherentes u opositores al Gobierno de la Nación. Pero las medidas adoptadas cuanto la forma de comunicarlo merecieron el pulgar hacia abajo (por usar una imagen de las redes sociales) de “todo el mundo”. A lo único que contribuyeron ambas cuestiones fue a aumentar la preocupación por el rumbo de la economía y de los meses por venir antes de las elecciones presidenciales.

Porque los ahora denominados “precios esenciales” apenas suponen un 20% de los 320 mil productos que mide el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec) para medir la inflación que se ha venido disparando descontroladamente desde comienzos de este año y tendrá un efecto que es mucho más que el de “inercia” en el actual mes de abril. Por qué? Porque sencillamente los trascendidos del “congelamiento” por adoptar llevaron a que todos se cuidaran “de lo que se viene” y usaran la maquinita remarcadora. Es así como en los días previos al inicio de la Semana Santa los consumidores pudieron advertir cómo aumentaba su compra semanal, con variaciones en una gran gama de productos.

Los precios congelados arrancaron con aumentos en yerba y arroz de más de 20%

 

De hecho el Gobierno autorizó aumentos precios: 26% al arroz, 22% a la yerba mate. Y en promedio 8,13% en 34 de los 60 productos de “Esenciales”. Y entonces? El aumento y el congelamiento aumentado se producen sin que haya aumentos salariales correlativos, ni de jubilaciones, ni de Asignación Universal por Hijo.

Se pretendió un  mero efecto marketinero? Algún asesor trasnochado habrá pensado que esto llevaba a algún lugar? Ni qué decir de la imagen presidencial. Un Presidente cansado hablándole a un matrimonio para dirigirse desde allí a los argentinos, a quién podría convencer.

Y no es antojadizo que el “no cuidan al Presidente” se haya extendido entre adherentes y opositores. La figura presidencial es única y representa al conjunto de la sociedad. Ya en la anterior gestión no se la cuidó, pero el “descuido” provino de la oposición. En este caso es diferente el descuido proviene de las propias filas.  Como si nadie lo advirtiera. Ni siquiera el súper asesor ecuatoriano que tiene Mauricio Macri.

Critican al Gobierno por el fallido video de Macri para anunciar las medidas

 

Si la ciudadanía ha venido soportando estoicamente los estropicios hechos por un equipo ministerial que dista mucho de ser “el mejor de los últimos 50 años” (o los mejores, porque fueron varios los equipos que se sucedieron en tres cortos años y medio). Se merece llegar sin tantos sobresaltos a las elecciones presidenciales. Por lo menos con un Presidente que hable claro, sin eufemismos, sin arrinconarse en un departamento de Buenos Aires, en casa de una familia que con ser una de las que adhiere al Gobierno, no deja por ello de experimentar como los demás el duro ajuste que afecta a tantos y tantos argentinos, a tantas y tantas empresas, chicas y grandes. Al país, en definitiva.

 

Descargar Semanario Seis PáginasDescargar Semanario Seis Páginas


-