SEGUINOS

Justicia

Prisión perpetua para el femicida de Yanina Benítez

“Ojalá nunca más puedas dormir tranquilo con lo que hiciste”. Fue la última frase que Jorge Gauna (30) escuchó de parte de la familia de Yanina Andrea Benítez (24), su pareja, a la que el 17 de octubre de 2014 estranguló en la casa que ambos compartían en el barrio Unido de Garupá. Minutos antes había sido condenado a prisión perpetua por parte del Tribunal Penal Dos de Posadas, que lo encontró culpable del delito de “homicidio calificado por el vínculo”.

La sentencia se conoció este viernes alrededor de las 10 y luego de una hora de deliberaciones entre los magistrados César Yaya, Gregorio Busse y Ángel Dejesús Cardozo. El fallo fue unánime. Los fundamentos se conocerán el 3 de agosto a las 12.

 

Prisión perpetua para el femicida de Yanina Benítez

Prisión perpetua para el femicida de Yanina BenítezLos miembros del Tribunal Penal 2 condenaron a la pena de prisión perpetua a Jorge Gauna (30) por el femicidio de su pareja de 24 años ocurrido el 17 de octubre de 2014 en Barrio Unido, de Garupá.(+ info)https://www.noticiasdel6.com/prision-perpetua-para-el-femicida-de-yanina-benitez/

Posted by Canal Seis Posadas on Friday, July 17, 2020

 

La decisión se dio en consonancia con lo que había pedido tras su alegato el fiscal Martín Rau. “Pido justicia por mí, como ciudadano y fiscal, por los hijos de la víctima, y por todas las mujeres de Misiones, para que no haya Ni Una Menos”. De esta manera había cerrado sus conclusiones el representante del Ministerio Público.

Rau Descartó que Gauna haya actuado en un estado de emoción violenta y afirmó que armó una estrategia para aminorar los efectos del grave delito que había cometido.

El fiscal rechazó que el hombre haya sido atacado por Yanina y que luego del hecho haya sufrido amnesia. “En el examen físico que le hicieron, no aparecía ningún moretón o marca que sugiriera un ataque a palazos, como él refirió”, remarcó y lo consideró totalmente imputable, una persona que comprende la criminalidad de sus actos.

Afirmó que ese 17 de octubre Gauna salió por la tarde y dejó afuera de la casa a Yanina. No le dio las llaves. Luego de que volviera, a eso de las 23, la pareja se reencontró y se produjo la discusión que derivó en el femicidio.

Rau detalló que el hombre asfixió a su mujer por varios minutos. Que fue tal la presión que ejerció sobre su cuerpo, que la cadena que llevaba la chica dejó una marca en su piel.

Recordó que tras el hecho, Gauna tomó a su bebé de meses (hijo que compartía con la víctima) y abandonó la casa sigilosamente. Antes de marcharse, dejó bajo llave el cuerpo y también a una hija de Yanina (entonces con seis años y fruto de una relación anterior). Precisamente destacó la situación traumática que vivió esa nena. “Ella contó que se despertó, le llamó a la mamá, después le gritó y finalmente la tocó, percatándose que estaba muerta”, puntualizó.

La hija de Yanina declaró en su momento a los allegados y también a los investigadores: “Mi mamá está muerta, la mató su novio. Él estaba enojado anoche”. Y a esas frases se remitió la Fiscalía. También a otra que la nena le contó a su padre biológico: “Alberto le dijo a mi mamá ‘mañana vas a morir”.

Otro relato que mencionó Rau fue la discusión que escuchó una vecina procedente de la casa de la pareja.

Cerró su alegato recordando a los hijos de Yanina, a los que también consideró víctimas. Y descartó que Gauna haya sufrido amnesia luego del crimen, sino que consideró que de manera voluntaria decidió omitir en su relato el momento en el que estranguló a su entonces pareja.

A su turno, la defensora particular del acusado, Miriam Gauvry, aseguró que el hecho había ocurrido tal como había detallado Rau, pero que difería en los detalles referidos a la motivación del imputado.

Definió a Gauna como un hombre introvertido, sumiso, que era blanco de constantes malos tratos por parte de Yanina Benítez. Aseguró que la pareja tenía muchos conflictos y que para nada era una relación amorosa.

La abogada indicó que Gauna soportaba la situación y no se iba de la casa porque la chica lo amenazaba que si hacía eso no iba a volver a ver al bebé de ambos.

Consideró que su asistido había cometido un delito gravísimo, pero que había actuado bajo el impulso de un estado de emoción violenta. Habló de que luego del crimen el hombre entró en un estado de amnesia, lo que explica que no recuerde los momentos finales de la víctima.

En el cierre, solicitó al Tribunal que atendiera a lo que ella consideraba una circunstancia excepcional de atenuación.

Los jueces finalmente condenaron al acusado, que se mostró imperturbable durante todo el proceso. No hizo uso de la posibilidad de decir algo antes del veredicto. Mientras la hermana de Yanina apelaba al cargo de conciencia que seguro tendrá por el femicidio, se iba de la sala de debates con la misma tranquilidad con la que había seguido todo el proceso.

 

 

Descargar Semanario Seis PáginasDescargar Semanario Seis Páginas


-