SEGUINOS

INTERNACIONALES

Protestas en Bolivia: un muerto más y una funcionaria agredida

Las protestas que se suceden en Bolivia desde el día siguiente a las elecciones, cuando oposición y comités cívicos denunciaron fraude electoral, dejaron este miércoles un fallecido, el tercero desde el estallido de violencia en el país. Además, sigue subiendo el número de personas heridas y Patricia Arce, alcaldesa de Vinto, fue agredida.

Las manifestaciones comenzaron desde hace más de dos semanas en Bolivia, después de que oposición y movimientos ciudadanos denunciaran fraude en el recuento de votos a favor del presidente tras los comicios del 20 de octubre. El órgano electoral dio como vencedor para un cuarto mandato consecutivo a Evo Morales, pero la oposición y los comités cívicos del país no reconocen la victoria, exigen la renuncia del presidente y reclaman nuevas elecciones.

Los enfrentamientos

El centro de La Paz fue el escenario de los enfrentamientos en una zona cercana a la sede del Gobierno de Bolivia, donde el martes en la noche también hubo protestas con una decena de heridos. Esta vez, los disturbios se produjeron entre grupos de universitarios que exigen la renuncia del presidente -acusando un fraude a su favor en las elecciones del 20 de octubre- y mineros que defienden la victoria de Morales para un cuarto mandato. Una fuerte lluvia contribuyó a dispersar a los grupos.

En la vecina ciudad de El Alto también hubo enfrentamientos, que dispersó la Policía con gases lacrimógenos. Un grupo de universitarios que había quedado bloqueado en el aeropuerto internacional de la ciudad, por manifestantes afines a Evo Morales, pudo salir en la noche, según un comunicado del Ministerio de Gobierno (Interior) de Bolivia.

Funcionaria agredida y alcaldía en llamas

Un grupo opositor, autodenominado “Resistencia Cochala”, secuestró y agredió a la alcaldesa del municipio de Vinto, Patricia Arce, perteneciente al Movimiento Al Socialismo (MAS), partido del mandatario. La funcionaria fue arrastrada por la calle, obligada a caminar hasta Huayculi, en Quillacollo, donde fue montada sobre una tarima para cortarle el cabello y echarle pintura roja.

Arce, mientras era sujetada por el cuello, expresó que estaba dispuesta a dar su vida por el proceso de cambio liderado por el Gobierno de Evo Morales: “No tengo miedo por decir mi verdad. Y estoy en un país libre. Y no voy a callar y si quieren matarme que me maten. Por este proceso de cambio voy a dar mi vida”, dice en un video.

La alcaldesa fue rescatada por la Policía en el puente Huayculi, luego de cuatro horas de haber soportado las agresiones de la turba opositora. El comandante regional de la Policía, Walter Alvis, la recibió en una camioneta que fue atacada con piedras.

Además, los manifestantes quemaron la sede de la alcaldía.

Tercera muerte registrada

Los enfrentamientos registrados este mismo miércoles entre simpatizantes y detractores de Morales en la ciudad de Cochabamba, saldaron hasta el momento con al menos un muerto y más de 50 heridos.

Limbert Guzmán, de 20 años, falleció en el Hospital Clínico Viedma de Cochabamba tras haber sufrido un paro cardiorrespiratorio, resultado de los enfrentamientos en Quillacollo. El informe del centro de salud señala que el paciente llegó con un cuadro de traumatismo cráneoencefálico grave, fractura de base de cráneo y muerte cerebral. Poco después sufrió un paro cardiorrespiratorio, por lo que se le practicaron maniobras de reanimación durante más de 20 minutos.

La muerte de Guzmán es la tercera registrada en el marco de la crisis política que atraviesa el país. Anteriormente, fallecieron en Montero dos hombres: Mario Salvatierra, de 60 años, y Marcelo Terrazas, de 48.

¿Quién es el responsable?

La Misión de Observación Electoral de la Organización de los Estados Americanos (OEA) en Bolivia condenó los actos de violencia en el país y elevó un llamado urgente a la calma.

“La violencia no tiene lugar en democracia, por eso la Misión exhorta a todos los actores políticos y sociales, así como a la ciudadanía en general, a esperar con serenidad y en un ambiente pacífico los resultados de la auditoría que lleva a cabo un equipo técnico de la Secretaría General de la OEA”, manifestó la Organización en un comunicado.

Entre dirigentes políticos, funcionarios públicos y candidatos presidenciales se señalan unos a otros para atribuir la culpa de los fallecimientos y de la brutal violencia en las calles de Bolivia.

Así lo expresaron el candidato presidencial, Oscar Ortiz Antelo, y el ex presidente, Tuto Quiroga, apuntaron a Morales por una “política temeraria y criminal del gobierno del MAS” que enfrenta a los ciudadanos y pidieron que “desactive sus grupos de choque violentos”.

Si bien el mandatario expresó su profundo pesar por el fallecimiento del joven en su cuenta de Twitter, calificándolo como “víctima inocente de la violencia promovida por grupos políticos que alientan el odio racial entre hermanos bolivianos”, las respuestas en su contra minimizaron el mensaje. La ONG, Human Rights Fundation, también respondió a Morales:

Por otra parte, la Defensoría del Pueblo de Bolivia también lamentó el fallecimiento de Guzmán y demanda la investigación y sanción de los responsables.

 

Fuentes: Infobae/Telesur.

Descargar Semanario Seis PáginasDescargar Semanario Seis Páginas


-