SEGUINOS

Salud

Qué es la hidroxicloroquina, la droga que se estudia como tratamiento del coronavirus en Argentina

En el marco de la iniciativa ‘Solidarity’, lanzada por la Organización Mundial de la Salud (OMS), uno de los fármacos que se empezó a emplear a modo de prueba como tratamiento para el coronavirus en la Argentina es la hidroxicloroquina. Este medicamento es un derivado de la cloroquina, el antipalúdico utilizado desde hace varias décadas contra la malaria.

La Argentina es uno de los diez países que integran la iniciativa que lanzó la OMS llamada ‘Solidarity’ (en español, solidaridad). Se trata de un estudio clínico a gran escala para investigar de forma simultánea y coordinada la eficacia de cuatro drogas para tratar a los pacientes del COVID-19.

La hidroxicloroquina empezó a popularizarse después de que el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, aprobara su uso para administrarla a los pacientes con COVID-19 mientras no se disponga de una cura para la pandemia o una vacuna para prevenirla. La droga se administra en los pacientes con enfermedades articulares de origen inflamatorio, como la artritis reumatoidea.

En Argentina, cuatro laboratorios lo comercializan en cajas de 30 a 60 comprimidos de 200 miligramos en valores que oscilan entre los 750 y los 2.500 pesos.

De momento, esta droga fue administrada a tres enfermos graves en el hospital Posadas. El ministro de Salud, Ginés González García, se mostró cauto a la hora de referirse a la eficacia de la hidroxicloroquina: “Es un sanador contra la malaria y el lupus, una vieja droga que se dice que tendría un efecto positivo. No puedo hacer juicio de valor. No podemos dejar de probar nada”.

El consumo de hidroxicloroquina puede causar la aparición de algunos efectos secundarios leves, los más comunes son náuseas y diarrea, que suelen mejorar con el tiempo al tomar la droga con las comidas. Otros menos frecuentes son erupciones en la piel, cambios en el cabello o debilidad muscular.

No obstante, esta droga puede tener efectos secundarios graves como arritmias y trastornos graves en el corazón, incluida la muerte, si se toma sin control. Es por eso que los especialistas argentinos llaman a no automedicarse con este fármaco. Los farmacéuticos advirtieron que la semana pasada creció tanto la demanda que se están por quedar sin stock.

 

 

Fuente: Perfil.

Descargar Semanario Seis PáginasDescargar Semanario Seis Páginas


-