Noticiasdel6.com Todas las noticias Shopping del 6 Seis Páginas Deportes en el 6 Radio Misiones Jorge Kurrle Jorge Kurrle

Cómo reconocer los errores propios para aprender

Posadas

Cometer errores es humano, pero si ocurre más de una vez, pasa a ser una elección.


¿Por qué es difícil reconocer los errores que cometemos?, preguntó la coach de vida, Liliana Timmer. Seguidamente, señaló que “tenemos esa rapidez y habilidad de reconocer errores en los demás, pero muy poca para nosotros mismos”. “Necesitamos conocer el origen de la dificultad para reconocerlos. Lo primero es la educación recibida; hay que enseñarle a los niños que no está mal equivocarse y que del error se aprende”, agregó.

En ese marco, la profesional explicó que las personalidades más perfeccionistas quieren menos errores. “Es algo que nos juega en contra el querer que todo esté bien y perfecto, hace que no reconozcamos errores. El perfeccionismo se apoya en ideas y creencias irracionales; como que la valía personal se puede equiparar con la productividad y el logro”.

“Otro tema importante: no todos reaccionamos de la misma manera. La gravedad de un error va a depender de la valoración cognitiva que nosotros realicemos ante ese evento. La clave es cómo procesamos nosotros coginitivamente, a nivel de pensamiento, el error”, remarcó.

La coach subrayó: “Básicamente, podemos percibirlo como un error vital, lo que nos va a bloquear; o podemos considerarlo como una oportunidad de aprender. Creo que es mucho más valioso ver lo positivo. Lo negativo nos va a bloquear, no nos va a impulsar”.

“Si pensamos con una perspectiva positiva, toda nuestra predisposición, actitud y emocionalidad va a cambiar”, sostuvo Timmer. Agregó que para aceptar los errores hay dos claves:

  • Evitar la obligación; los “tengo que” o debería”: “Es importante evitar la autoimposición de un alto nivel de exigencia. Autoimponernos cosas provoca una sensación de pesadez incluso antes de empezar a hacer algo”.
  • Cambiar el pesimismo por un optimismo inteligente: “Si nuestra motivación y atención se dirige a la evasión del error, tenemos el negativo casi garantizado. Tengo que preocuparme por hacer lo que tengo que hacer de la mejor manera posible; es más difícil que cometa un error porque estoy focalizada en hacer las cosas bien y no en evitar los errores”.

Por último, la coach de vida indicó algunas maneras de comenzar a reconocer los errores propios:

  1. Marcar metas objetivamente alcanzables, a corto y largo plazo;
  2. Recordar que cuando cometo un error es porque todavía algo faltó por aprender;
  3. No comparar mis errores con los de otros;
  4. Centrar la atención en lo que queremos conseguir;
  5. Darse margen de error;
  6. Reforzar positivamente los logros;
  7. No culpar a los demás.

“Somos quienes somos también por lo que hemos aprendido de nuestras equivocaciones; errar es humano. Ahora, si cometo el error dos veces, ya es elección”, concluyó.