SEGUINOS

PROVINCIALES

Reflexión del Pastor David Decena: “Servicio a domicilio”

Uno de los peligros más grandes, en un tiempo sin precedentes como el que estamos viviendo, es quedarnos atrapados por las circunstancias que vivimos. Veamos lo que nos dice la Palabra de Dios.

Desde el principio, nuestra fe se ha visto atacada por las circunstancias. Gran parte de los libros que encontramos en el Nuevo Testamento, desde Mateo hasta Apocalipsis, se escribieron en un contexto de persecución. La iglesia no tuvo un respiro en los primeros siglos, pero aun así, no dejó de crecer. Siempre encontramos (con la guía del Espíritu) la manera de crecer y multiplicarnos. La cuarentena tiene el peligro de llevarnos a vivir el evangelio como un servicio a domicilio. Como por las restricciones todo pasó a solucionarse con delivery, quizás creemos que la vida cristiana se puede vivir de la misma manera; pero es imposible. Veamos tres problemas que pueden atacar nuestra vida como consecuencia de la cuarentena, y cómo podemos combatirlos:

1) EL ENGAÑO DE LA COMODIDAD

El servicio a domicilio es cómodo. Si pedimos una pizza por teléfono, nos quedamos en casa, sin hacer mucho esfuerzo, abonamos cuando nos traen el pedido y ya estamos comiendo. En este tiempo de encierro nos hemos visto obligados a vivir el evangelio de una manera cómoda, pero porque no teníamos otra opción. Ahora bien, el engaño está en asumir que “la nueva normalidad” que trajo el encierro nos va a permitir tener la vida espiritual que Dios está esperando que vivamos. ‭‭ ‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬En Jueces‬ ‭6:1-3, 6‬ ‭NTV vemos lo que vivió Israel en el tiempo que precedió al levantamiento de Gedeón. Los israelitas hicieron escondites, ¡y se acostumbraron a ellos! Después de 7 años, en los que seguían encerrados, acosados por sus enemigos, se dieron cuenta que no prosperaban y buscaron que Dios los ayude. Los cristianos corremos el mismo peligro en esta temporada que sacudió el mundo, corremos el peligro de que la comodidad afecte nuestra vida espiritual negativamente. La verdad, nada en la vida cristiana es cómodo; la incomodidad es parte fundamental del día a día de un seguidor de Jesús.‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬ Se pueden sacar muchos beneficios de estar en el escondite; podemos crecer en intimidad, conocer más el corazón de Dios, meditar en su palabra y escuchar su voz. Pero hay un momento para estar encerrado y otro para salir a ponerle el pecho a las balas. Por eso, recién cuando Dios encontró en Gedeón alguien que saliera del escondite para conducir a Israel a la guerra, se terminó teniendo victoria. ¡No podemos acomodarnos! Hebreos‬ ‭11:36-38‬ ‭NVI‬‬‬. En la vida cristiana la dimensión de nuestra fe es directamente proporcional al tamaño de nuestra incomodidad por el Reino. Lo que queramos obtener, vamos a tener que salir a buscarlo. Esa es prueba de nuestra fe. Cuando pensamos que vamos a recibir todo en bandeja y se nos va a solucionar la vida sin estar dispuestos a pagar el precio, estamos siendo engañados por el enemigo. Satanás ama a los cristianos que fueron cegados por la comodidad, porque no representan ningún peligro para el señorío que las tinieblas tienen sobre la tierra.‬ Ya que en muchos territorios tenemos la oportunidad de salir, congreguémonos, evangelicemos, sirvamos a Dios y no nos quedemos en la comodidad de nuestra casa.‬‬‬‬‬‬‬‬

2) EL PELIGRO DE LA COMIDA RÁPIDA

La cuarentena nos expuso a otro problema: el servicio a domicilio por lo general es de comida rápida. La comida rápida también suele denominarse “comida chatarra”. Este tipo de alimento es delicioso en principio, pero no podemos vivir de él porque termina siendo dañino para la salud. Necesitamos comida elaborada y eso demanda proceso. Lo que me sorprende de Israel es que pasaron 7 años bajo opresión, escondidos, recién después de ese tiempo “clamaron al Señor pidiendo ayuda”. ¿Antes no pidieron ayuda? Quizás sí lo hicieron, pero bajo la instrucción incorrecta. El problema de estar en la comodidad de nuestra casa, en un mundo tan globalizado, es que tenemos acceso (por internet, tv, radio) a un sin fin de predicadores, conferencistas, cantantes, motivadores y figuras de renombre que nos dan algún tipo de alimento a nuestro espíritu. Esta es la comida rápida de la que no podemos vivir. No hay nada de malo con escuchar a gente de parte de Dios, pero a veces no tenemos la sabiduría para discernir, y menos aún la luz para entender de qué se trata ser discípulo. Yo no soy cristiano porque escucho un mensaje una vez por semana en un templo, o a través de una TV. Soy cristiano porque estoy siendo discipulado para ser como Jesús. La vida cristiana es un estado de continua formación, de alguien que me conoce y me acompaña paso a paso en el camino, me aconseja para tomar decisiones, me consuela en el tiempo de dolor, se alegra con mis victorias y me acompaña en cada circunstancia. Esta es la vida de la iglesia. Jesús formó a 12 personas, a 12 discípulos. Los soportó en su inmadurez, los amó en sus errores, los formó en palabras y hechos y estuvo con ellos hasta el final. Cuando Pablo le enseño a Timoteo cómo llevar adelante su tarea pastoral, también fue claro sobre el hecho de formar nuevos discípulos (2 Timoteo‬ ‭2:2‬ ‭NVI‬‬). De esto se trata la vida cristiana. De conocer a quien nos está formando, y ser conocidos por él. Solo en la estrechez de una relación es posible conseguir el alimento que necesitamos, porque hay un proceso implicado, de lo contrario, con la comida rápida, jamás recibiremos todo lo necesario para crecer y avanzar en nuestra vida. ‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬

3) LA MENTIRA DETRÁS DEL TEMOR

Nada ha sido más triste en esta cuarentena que encontrarnos con cristianos atemorizados por las circunstancias de la pandemia. Más triste que esto aún es que sus propios líderes estén presos del terror. Lo primero que Gedeón tuvo que vencer es el temor que lo tenía atrapado a él y a todo Israel‭ (Jueces‬ ‭6:12-13 ‭NVI‬‬‬).‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬ Gedeón terminó yendo a la guerra con 300 personas, primero porque Dios quería mostrarle al pueblo que solo debía depender de Él, pero, además, la mayoría soltaron las armas y volvieron a sus escondites (‭Jueces‬ ‭7:2-3‬ ‭NVI‬‬) ¡La mayoría estaba atemorizada! En el Reino no vamos a ningún lado siendo presas del temor. Me impresiona la cantidad de personas que manifestaron no ir a las reuniones del domingo por el temor. El problema es que cuando le damos lugar al miedo, el enemigo toma autoridad en nuestro espíritu. El temor es contrario a la fe y por lo tanto contraproducente para nuestra vida espiritual. Con temor jamás conquistaremos, ni venceremos, sino que nos mantendremos encerrados de por vida.‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬‬ El temor es una mentira con la que el enemigo quiere enceguecernos para que fracasemos en nuestro propósito. Él sabe que, si puede hacerte caer en la trampa de la cobardía, vas a terminar paralizado. El temor conduce a la cobardía, y la cobardía a la parálisis. Solo un acto de valentía rompe eso. El acto de valentía de Gedeón fue romper con las creencias familiares. Partió el altar pagano de su padre, lo quemó, y desafió al pueblo. Después de hacerlo, dice en Jueces 6:33 que Gedeón estaba “poseído por el Espíritu del Señor”, y esto lo llevó a ponerse al frente. Solo venceremos al temor, enfrentándolo, y quien nos capacita para hacerlo es el Espíritu de Dios. Por eso, 2 Corintios 3:17 dice que donde está el Espíritu de Dios hay libertad. ¡Seamos libres del temor! Estoy convencido que como Gedeón venció la comodidad, asumió el proceso y rompió con el temor, también lo haremos nosotros. ¡Somos la iglesia, y la iglesia es imparable!

Descargar Semanario Seis PáginasDescargar Semanario Seis Páginas


-