SEGUINOS

RELIGION

Reflexión del Pastor Guillermo Decena: “Abraham, el vencedor de muchos años”

“Corona de honra es la vejez que se halla en el camino de justicia” dice Proverbios 16:31. Este es un tiempo donde los adultos mayores son honrados con mayor respeto porque aparentemente son más vulnerables a muchas cosas. Pero el que tiene fe en Jesucristo puede encontrar que todas las etapas de la vida son maravillosas. En la Palabra de Dios el adulto mayor encuentra la vida de muchas personas con quienes identificarse.

Pueden vivir lo que el apóstol Pablo, siendo adulto mayor, vivía y enseñaba: “Por tanto, no desmayamos; antes aunque este nuestro hombre exterior se va desgastando, el interior no obstante se renueva de día en día. Porque esta leve tribulación momentánea produce en nosotros un cada vez más excelente y eterno peso de gloria” 2 Corintios 4:16-17.

Cada etapa de la vida puede ser extraordinaria con Cristo, pero los últimos años se pueden volver todavía más sobrenaturales, porque gracias al Espíritu Santo hay una fuente inagotable de poder.

Veamos la vida de Abraham como un ejemplo de fe tan grande, que debería ser inspiración para todo tipo de creyentes y especialmente en la edad “avanzada”. Abraham vivía en la ciudad de Ur (antigua Mesopotamia, actual Irak) cuando Dios le pidió el sacrifico de alejarse de su tierra e ir a un país desconocido. Él aceptó este sacrificio y el Señor realizó con él un pacto: le prometió la tierra de Canaán, entre el Mediterráneo y el río Jordán, para él y sus descendientes. Sin embargo, sus pruebas continuaron, su esposa Sara, quien era estéril, logró concebir con la gracia de Dios después de muchos años y tuvo un hijo, Isaac, a quien amó mucho. Años después, Dios quiso probar la obediencia de Abraham y le pidió en sacrificio aún más grande: el sacrificio de su hijo Isaac. Angustiado pero con una fe inquebrantable, aceptó el reto de ese nuevo sacrificio, pero en el preciso instante en el que iba a matarlo, la voz del Ángel del Señor lo llamó diciendo: “… no le hagas daño al muchacho, porque ahora sé que tú respetas y obedeces a Dios”. Abraham levantó la mirada y vio a un cordero enredado por los cuernos en un arbusto. Fue, lo agarró y lo ofreció como sacrificio a cambio de su hijo.

La Biblia lo llama ‘Padre de la Fe’ porque estuvo dispuesto al sacrificio, porque creyó contra toda esperanza y porque nunca dudó que Dios, sí cumple lo que promete, aunque parezca imposible.

Pero hay algo más en la vida y obra de Abraham, es un mensaje directo del cielo para las personas mayores que buscan a Dios y cultivan su vida espiritual: la etapa de ser “mayor” puede ser el comienzo de grandes cosas para el Reino de Dios.

Parece que toda la sociedad está preparada para retirarse a una vida de ocio, ostracismo e inutilidad, pero espiritualmente puede ser la etapa más sorprendente y más fructífera de todas. El padre de la fe, Abraham nos demuestra que los adultos mayores que crean en la Palabra de Dios, saldrán del anonimato, y serán reconocidos como personas de experiencias sobrenaturales, hasta el final de sus días.

1) LA REVELACION DE ABRAHAM

“En los ancianos está la sabiduría, y {en} largura de días el entendimiento”. Job 12:12

Si pudiéramos creer esto, tendríamos una vida más completa hasta el final (cuando partamos a la presencia del Señor) porque hay una riqueza espiritual maravillosa en los años ya transcurridos, y la iglesia y la persona debería capitalizarlos para enseñanza e inspiración.

Génesis 12:1-4. Fijémonos en la revelación que comenzó a dar Dios a Abraham después de los 70 años.

Abraham tenía 75 años cuando salió de su tierra para dirigirse a la tierra de Canaan. ¿Y usted que piensa hacer para los 75 años? En el caso de Abraham era una etapa nueva y fascinante, comenzaba a recibir revelación de Dios como nunca antes.

Esta es una etapa especial, donde ni la vanidad ni las excentricidades tienen lugar; donde el egoísmo, la avaricia y las mezquindades ya no tienen sentido, donde muchas cosas espirituales pueden surgir.

Isaías 46:4 RV1960. Dios necesita a personas que crean con valentía su Palabra, que la crean enserio, no solo cuando tengan todo a favor, sino cuando aún tengan muchas cosas en contra. Que crean no solo en la juventud, sino cuando tienen avanzada edad, que sepan que el Dios de Abraham es el mismo y que está dispuesto a obrar mucho más que antes, con revelaciones maravillosas para ir hacia adelante, aportando una riqueza inagotable al Reino de Dios.

2) EL GUERRERO ABRAHAM

Génesis 14:13-17. Abram escuchó que Lot estaba prisionero y levantó un ejército. Podemos ver la gran riqueza de Abram; cualquier hombre que pudiera reunir a 318 criados capaces de luchar debía ser muy rico. Abram era un hombre que había caminado en fe; así que también era un hombre prudente; y con sabiduría militar dirigió su ejército hacia la victoria sobre los cinco reyes.

¡Cuando uno piensa en Caleb, peleando contra los gigantes y tomando posición en los montes, a sus ochenta y cinco años! Todo esto lo podemos extrapolar espiritualmente y decir: mientras más edad, más autoridad para pelear contra los espíritus del demonio.

3) EL FRUCTIFERO ABRAHAM

Génesis 12:1-4. Podríamos hablar de la bendición material que tenía Abraham, pues dice que era riquísimo en animales de todo tipo, y Dios multiplicó bendición material a él y a su descendencia.

Es muy interesante analizar también la relación que tenía con los bienes materiales, pues cuando ganó gran botín en la guerra que libró, no quiso quedarse con nada material para que no se diga que alguien había enriquecido a Abraham, además surge la tremenda revelación del diezmo, porque dice que entregó el diezmo de todo al sacerdote del Dios Altísimo. Génesis 14:19-20

Un detalle interesante es que a esa edad no había tenido nunca hijos con su esposa. Para hacerlo más complicado Dios espera que verdaderamente sea un anciano para darle un hijo. Como para que el milagro sea todavía más milagro. Pero creo en esto también hay un mensaje del Eterno para todos los cristianos verdaderos: hasta que Dios nos llame a su presencia tenemos en Cristo la capacidad de multiplicarnos en hijos espirituales, en bendiciones fundamentalmente espirituales, para desatar dones y capacidades en el Nombre de Jesús. Y todo esto debe ser nuestro pensamiento y acción.

“El justo florecerá como la palmera; Crecerá como cedro en el Líbano. Plantados en la casa de Jehová, En los atrios de nuestro Dios florecerán. Aun en la vejez fructificarán; Estarán vigorosos y verdes,” Salmos 92:12-14

Que Dios te bendiga, te guarde de todo mal y tengas una semana de completa de victoria!

Pastor Guillermo Decena

Centro Familiar Cristiano Eldorado

Descargar Semanario Seis PáginasDescargar Semanario Seis Páginas


-