SEGUINOS

NACIONALES

Reflexión del Pastor Guillermo Decena: “El Dios de justicia”

Estos son tiempos difíciles donde nos debemos refugiar en Dios, no solo por las enfermedades, sino también por la falta de Justicia. Debemos entender que la falta de justicia perjudica y contamina espiritualmente toda la tierra. Y una de las virtudes extraordinarias que tiene nuestro Dios es ser: un Dios de Justicia. Veamos lo que nos dice la Palabra de Dios.

“Pero el Señor reina para siempre, desde su trono lleva a cabo el juicio. Juzgará al mundo con justicia y gobernará a las naciones con imparcialidad. El Señor es un refugio para los oprimidos, un lugar seguro en tiempos difíciles” Salmos 9:7-9 NTV

La justicia es una extraordinaria virtud que sí o sí debería replicarse en su creación; para traer armonía, orden y seguridad sobre la tierra, pues dice la Biblia en Proverbios 14:34 “La justicia engrandece a la nación; más el pecado es afrenta de las naciones”.

La palabra justo y la palabra recto, son idénticas tanto en el Antiguo Testamento como en el Nuevo Testamento. A veces, los traductores le dan preferencia a la palabra ‘justo’ y otras a la palabra ‘recto’ (Nehemías 9:33). Pero cualquiera sea la palabra que usan, esencialmente significan lo mismo. La justicia, como uno de los atributos más notables de Dios en las Escrituras, es también uno de los más evasivos. Para empezar, separar la rectitud de Dios de Su santidad o de Su bondad, pareciera ser difícil. Al decir que Dios es justo, estamos diciendo que Él siempre hace lo correcto, lo que debe hacerse, en forma consistente, sin parcialidad ni prejuicios.

EJEMPLO DE LA JUSTICIA DE DIOS Y DE ABRAHAM

Génesis 18:16-33. La rectitud de Dios es contada en la Biblia en los primeros capítulos del libro de Génesis. Cuando Dios le informó a Abraham que pensaba destruir las ciudades de Sodoma y Gomorra, éste comenzó a interceder por ellas.

¿Cómo Dios podría destruirlas si en ellas vivían hombres y mujeres rectos? Pero Dios en su justicia, no actuaría en contra de los impíos de una forma tal que perjudicara a los rectos también. No se compadeció de Sodoma y Gomorra; pero sí lo hizo con Lot y su familia rescatándolos de la ciudad de Sodoma, antes que los ángeles la destruyeran. Dios es descripto, como alguien que ha oído (2ª Pedro 2:6-8) y (Génesis 18:20). Dios no deseaba actuar sólo sobre la base de lo que se decía. Su intención fue “ir” a esos lugares y ver por Sí mismo.

Ahora bien, sabemos que Dios es omnisciente, lo sabe todo, no necesitaba “hacer un viaje a Sodoma y Gomorra” para ver si estas ciudades eran realmente perversas. Pero desde nuestro punto de vista, Dios quiere que sepamos que Él actúa justamente, Él actúa en base a la información que ya conoce personalmente. Así, cuando Dios juzga a esas ciudades, lo hace con plena justicia, pues eran verdaderamente perversas.

Génesis 18:17-19. Es interesante analizar el corazón justo de Abraham intercediendo por estas ciudades. Esta virtud se constituye como fundamental delante de los ojos de Dios. Si Dios iba a actuar justamente, simplemente lo estaba haciendo consecuentemente con Su carácter, pero involucrar a Abraham, también era ser consecuente con el pacto que había suscrito con él y con la meta de este pacto. La rectitud es el propósito divino de Abraham y de su descendencia.

LA QUEJA MÁS COMÚN CONTRA DIOS

¿Por qué Dios no saca la injusticia de este mundo? ¿Por qué Dios permite esto? Dios nunca será injusto, toda la maldad la hace el ser humano, solo o impulsado por el demonio. Él lo permite pero nunca hará algo malo, el ser humano es quien atrae sobre sí problemas y maldiciones.

Como nunca antes se está hablando de China, le voy a contar que la China Comunista viene cometiendo terribles injusticias, desde hace muchísimo tiempo. Watchman Nee nació en 1903, en China, se dedicó a predicar el evangelio y estuvo involucrado en la fundación de casi 700 iglesias. En 1956, por causa de su fe fue sentenciado a 15 años de prisión, sin embargo jamás lo pusieron en libertad. En 1972, Watchman Nee descansó con Cristo. Bajo su almohada dejó un pedazo de papel escrito con mano temblorosa que decía: “Cristo es el Hijo de Dios, quien murió por la redención de los pecadores y resucitó después de tres días. Ésta es la verdad más grande que hay en el universo. Muero a causa de mi fe en Cristo”. Ahora continúan derribando iglesias aprovechando la pandemia. Y a los cristianos no registrados, que no pueden controlar, los persiguen y hay recompensas para aquél que denuncie a un cristiano. ¿Y qué han hecho las potencias del mundo? Nada, la hipocresía es total ¿Sabe por qué? Por el dinero, porque nadie quiere dejar de negociar con China.

Así que nadie puede preguntarle a Dios en cuanto a la justicia, porque la injusticia reina sobre la faz de la tierra por la férrea voluntad de gobernantes injustos, que lo único que les interesa es la cuestión comercial, ahora la injusticia los envuelve a todos.

Por eso recordemos que la Iglesia tiene como función impartir justicia a través del Evangelio de Cristo, ayudando a los que se dejan ayudar y consolando a los enlutados, cambiando el manto de luto de los afligidos por un manto de alegría, ayudando al huérfano, al extranjero, a la viuda, a los desamparados e inocentes; y en sobremanera: predicando las buenas de salvación.

Que los injustos le echen la culpa a Dios no es de extrañar porque siempre fue así desde que Adán le echó la culpa a Dios por la mujer que le había dado, pero Dios espera que su pueblo pueda entender su mente. Entonces cuando nos preguntemos: ¿Por qué no hay justicia en la Tierra? Porque el ser humano está capacitado para administrar justicia, y promueve injusticias. No creó Dios a la humanidad para que actúe automáticamente, sino para que elija lo que es justo, pero en general elije la injusticia.

Hebreos 6:10. Finalmente una de las grandes injusticias de este mundo es que no reconoce lo que hacemos con buen ánimo y con buen corazón, y se llega a premiar más a los injustos. ¡Nunca debemos dudar que Dios nos va a recompensar por la obra que hacemos para Él! Saber que Dios es justo nos anima ¡Él nos dará recompensa porque Él siempre hace lo correcto!

PRACTIQUEMOS NUESTRA JUSTICIA

Juan 10:10: “El ladrón no viene sino para hurtar y matar y destruir; yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia”.

Dios nunca va hurtar porque todo es de Él. Vino a darnos vida y a edificar al ser humano. Imitemos a Dios que es campeón de la justicia, y no imitemos al rey de la injusticia.

¿Cómo podemos practicar la justicia? Muy sencillo, hagamos a otros lo que Dios ha hecho con nosotros. Por Ejemplo: ¿Dios nos perdonó? Entonces perdonemos a los demás, ¿Dios nos bendice? Entonces bendigamos a los demás. Y no nos consideremos como si fuéramos dueños del mundo, porque el dueño verdadero se puede enojar, no consideremos nuestro tiempo como si pudiéramos manejarlo, porque ¡No podemos cambiar nada! Honremos al creador y el Señor va a bendecirnos.

Descargar Semanario Seis PáginasDescargar Semanario Seis Páginas


-