SEGUINOS

POSADAS

Reflexión del Pastor Guillermo Decena: “El poder de la oración militante”

Es muy interesante la enseñanza de Jesús en cuanto a la oración, él nos dice que no es algo momentáneo, no es algo opcional, la oración es algo imprescindible para no ser derrotado por el maligno. Jesús enseñó con el ejemplo, porque él era conocedor de la tremenda guerra espiritual que se libra, y usaba la frase “Velar y Orar”. Veamos lo que nos dice la Palabra de Dios.

“Mirad, velad y orad; porque no sabéis cuándo será el tiempo” Marcos: 13:33 (RVR60) “Velad y orad, para que no entréis en tentación; el espíritu a la verdad está dispuesto, pero la carne es débil.” Marcos:14:38 (RVR60)

Es muy interesante la enseñanza de Jesús, en cuanto a la oración, no es algo momentáneo, no es algo opcional, es algo imprescindible, para no ser derrotado por seres invisibles de maldad. Jesús enseñó con el ejemplo, era conocedor de la tremenda guerra espiritual que se libra, y usaba la frase “Velar y Orar”.

Debemos estar alertas y vigilantes, ejerciendo la autoridad, como la única manera de poder vencer al enemigo y al mismo tiempo avanzar.

¿A quien va a usar Dios en cualquier generación? a los que Oran y están atentos. Y una ilustración de esto es la muralla de Nehemías.

1) Nehemías un hombre común, pero con una virtud: sensibilidad por el pueblo de Dios.

“Cuando oí estas palabras me senté y lloré, e hice duelo por algunos días, y ayuné y oré delante del Dios de los cielos. Y dije: Te ruego, oh Jehová, Dios de los cielos, fuerte, grande y temible, que guarda el pacto y la misericordia a los que le aman y guardan sus mandamientos” Nehemías 1: 4-5 (RVR60)

Nehemías es como aquel que no tenía muchas cualidades para ir a la guerra y ser líder de un ejército, pasaba desapercibido para el hombre, pero no para Dios, pues su corazón estaba con el pueblo. Dios siempre va a bendecir a los que bendicen a su pueblo.

Por eso Jesús le dijo a Saulo de Tarso, “Saulo, Saulo, ¿Por qué me persigues? Preguntó él: “¿Quién eres, Señor?” La respuesta fue: “Yo soy Jesús, a quien tú persigues. Levántate. Entra en la ciudad y ahí se te dirá lo que tienes que hacer”.

Nehemías amaba al pueblo de Dios y creía en el Dios que guarda a su pueblo. Dios no abandonó nunca a Nehemías porque su corazón era puro para con Israel. El que ama a la iglesia, será amado por aquel que derramó su sangre inocente por la iglesia. Solo el que puede amar lo que Dios ama, será vencedor y el Padre escuchará sus oraciones respaldándole como lo hizo con Nehemías.

2) Fue un hombre con alta madurez espiritual: no acusaba.

Vemos en Nehemías 1: 6-7 donde él reconocía que era parte del pueblo que le falló a Dios, aunque era un hombre que no acusaba, ni era orgulloso. El dedo acusador procede del orgullo, y el acusar indica ceguera espiritual.

La gente que acusa a los demás, está ciega espiritualmente, no vencerá ni saldrá de ese estado nunca, no aportará nada positivo y lo peor es que Dios no le escuchará. Si hay algo en lo cual velar y vigilar es una posición de acusador y el ser superior a los demás.

3) Era un hombre que no subestimaba al enemigo.

(Nehemías 4:1-9) Nehemías sabía que la reconstrucción del muro no era bien vista a los ojos de los enemigos de Israel, y escucho toda clase de burlas para que no avance, pero este se puso a “Orar y Clamar” al Dios de Israel.

En Nehemías 2:20 dice “Y en respuesta les dije: El Dios de los cielos, él nos prosperará, y nosotros sus siervos nos levantaremos y edificaremos, porque vosotros no tenéis parte ni derecho ni memoria en Jerusalén”.

No solo debemos orar y clamar sino usar las armas que tenemos a nuestro favor y mantener a raya al maligno, esta guerra es espiritual y el diablo atacará porque la oración y clamor es un ataque a su territorio. Pero lo vas a lograr, vas a progresar y vas a salir adelante con la ayuda de Dios, dice la Biblia: “la bendición de Dios es la que enriquece y no añade tristeza con ella”

4) Tampoco se dejaba afectar por las palabras del ser humano

Hay que dejar en claro que el arma favorita del diablo son los seres humanos que se dejan usar por él. Muchos se dejan intimidar fácilmente por las palabras inspiradas por los demonios, pues son palabras de menosprecio y de burla. Hay una guerra espiritual y la oración es entrar en batalla. ¡Rompe en el Nombre de Jesús toda palabra de menosprecio o de burla en contra tuya! ¡Dios te hará libre!

Este era el secreto de Nehemías, él conocía la comunicación con el Padre y creía que los cielos se abrían mediante la oración!

En Mateo dice: “He aquí, yo os envío como a ovejas en medio de lobos; sed, pues, prudentes como serpientes, y sencillos como palomas” Mateo 10:16 (RVR60)

Sepamos que hay una guerra y lo único que pone freno al enemigo es estar atentos y la oración militante.

Cuando bajamos los brazos todo se desmorona. Debemos vivir sin estar obsesionados y desconfiando de todo el mundo, amando a todos, debemos estar vigilantes y en constante oración para poder avanzar e ir hacia delante.

Descargar Semanario Seis PáginasDescargar Semanario Seis Páginas


-