SEGUINOS

RELIGION

Reflexión del Pastor Guillermo Decena: “El poder de la oración y la ley del sacrificio”

Todo lo que vale la pena requiere esfuerzo, y muchos lo han estado diciendo desde hace un tiempo, pero cuanto más lo experimentamos, más entendemos que es verdad, ya sea que esté hablando de crecimiento espiritual, personal, de salud, de negocios o de algún otro aspecto de la vida, nada que valga la pena es fácil. Las cosas grandes en la vida requieren algo a cambio. Veamos lo que nos dice la Palabra de Dios.

“Hasta que no experimenten por sí mismos a Jesús llegar en su Reino” Mateo 16:21-28 NTV

La oración y el ayuno son sacrificios espirituales a Dios. Esta generación quiere éxito, unción, y riquezas, sin esfuerzos y sin sacrificios.

Todo hombre o mujer de Dios poderoso tiene un estilo de vida de sacrificio.

Cuando le ofrecemos algo a Dios que le complace, Él se mueve. Si usted quiere avivamiento, movimiento, ponga algo en el altar. El sacrificio atrae el fuego y el poder de Dios.

El sacrificio es el lugar donde el espíritu quiere llevarlo al siguiente nivel en su vida.

¿Qué significa sacrificio?

Para que algo sea un sacrificio, tiene que tener un valor, un costo. El sacrificio es una forma legítima de acercarse a Dios, no es un evento puntual, es un estilo de vida. El sacrificio puede ser oración, ayuno, alabanza, adoración, ofrenda, servicio, dedicar tiempo para buscar a Dios.

Todo lo que vale la pena merece un esfuerzo. Y muchos lo han estado diciendo desde hace un tiempo, pero cuanto más lo pensamos, más sabemos que es verdad. Ya sea que esté hablando de crecimiento personal, de salud, de negocios o de algún otro aspecto de la vida, nada que valga la pena es fácil. Las cosas grandes en la vida requieren algo a cambio.

Los líderes son muy conscientes de la necesidad del sacrificio. Las decisiones de los líderes casi siempre incluyen alguna medida de renunciar a algo con el fin de ganar algo. Como líderes en los negocios y organizaciones, estamos llamados a tomar decisiones difíciles en nombre de nuestra organización. A veces los sacrificios son obvios y simples.

Sin importar el tipo, cada líder debe estar dispuesto a hacer sacrificios, porque deben pagar el precio que otros no van a estar dispuesto a pagar. ¡Eso es lo que te hace líder!

Te reto, a que crezcas como líder, y estés dispuesto a enfrentar e incluso abrazar el sacrificio cuando se necesite, para hacer que tu gente y toda la organización prosperen. No importa cuán difícil sea el sacrificio, cuando lo hagas comprenderás que valió la pena tomar el paso de liderazgo al siguiente nivel. De igual manera, no podemos amar a Dios de verdad sin hacer sacrificios. Los sacrificios demuestran el amor que tenemos por El.

Tenemos sobrados ejemplos del poder del sacrificio en la Biblia, vemos que cuando algo pasa en lo espiritual, transforma lo material.

El sacrificio de Salomón

La vida de Salomón nos llena de lecciones y enseñanzas 1° Reyes 3:3-14 NTV

Salomón tenía muchas cosas, pero aun así, aunque contaba con recursos, sabía que necesitaba otra que sólo podría venir por la bendición de Dios. Lo que movió a Salomón a buscar las cosas de Dios, es que él amaba a Dios. Él quiso atraer el accionar de Dios a su favor, y sabía que Dios no es un Dios que vaya a relacionarse fácilmente, si no se cumplen algunas leyes importantes. Fundamentalmente que el amor se muestra en forma real y verdadera de una sola forma: con sacrificio.

Salomón nos enseña una tremenda lección, de acuerdo a lo grande de la situación y a la bendición grande que buscás, así tendrá que ser tu sacrificio. A Dios le gusta ser movido por cosas grandes o extremas. Dios le dio lo que pidió y lo que no pidió también. Salomón no pidió riquezas pero Dios le hizo rico, y además le dio lo más importante que quería: sabiduría.

Y la última lección es que hay tiempo para sembrar con sacrificio y llega el tiempo de cosechar con regocijo lo sembrado. “Los que sembraron con lágrimas, con regocijo segarán. Irá andando y llorando el que lleva la preciosa semilla; Mas volverá a venir con regocijo, trayendo sus gavillas.” Salmos 126: 5-6 RVR

El sacrificio de Abraham

Abraham puso a su hijo en el altar y recibió la bendición en ese mismo día. Génesis 22:13-18

Cuando Dios vio que estaba dispuesto a sacrificar lo que más amaba, entonces decidió bendecirlo a él y a su descendencia, Abraham ese día tocó el corazón de Dios, porque su sacrificio fue de lo más profundo de su ser.

Si la ofrenda que das no te significa un sacrificio ¿Crees que Dios va a ser conmovido? La razón por la cual Dios te pide un sacrificio grande, es porque te quiere bendecir en grande. No hay forma que puedas sacrificar más de lo que Dios sacrificó, que fue su propio hijo.

Atrévete a entregarle a Dios tu vida, tu destino, tu corazón. Todo sacrificio desata una bendición. La bendición te está alcanzado porque estás sacrificando, sin avaricias sin cálculos personales, simplemente amando a Dios.

Sacrificio de ofrendas

Los Filipenses enviaron ofrendas de sacrificios a Pablo y como consecuencia recibieron una bendición abundante. Filipenses 4:18- 20 RVR

Los filipenses sacrificaron su dinero para que Pablo pudiera llevar la bendición del Reino a otros. El sacrificio invertido en el Reino, trae bendiciones de proporciones del Reino. La promesa es que Dios suplirá todo lo que falta conforme a sus riquezas en gloria.

“Por lo tanto, por medio de Jesús, ofrezcamos un sacrificio continuo de alabanza a Dios, mediante el cual proclamamos nuestra lealtad a su nombre” Hebreos13:15 NTV

¿Cuál es el resultado del sacrificio?

Causa movimientos y avivamientos. Donde hay continua alabanza, adoración, ofrendas, ese altar estará ardiendo. El sacrificio autoriza a Dios a poner más peso espiritual en su vida. Libera poder. Cuanto mayor es el sacrificio, mayor es el poder.

¿Cómo convertirse en un portador del movimiento del Espíritu Santo?

Participando y dejando de criticar. Usted no puede portar un movimiento en el que no participa o no invierte. Para que exista un movimiento, alguien oró, alguien ayunó, alguien invirtió, alguien sembró, alguien se sacrificó.

De lo único que tenemos certeza es de compartir con Jesús el sacrificio, si lo seguimos no podremos evitar ser partícipes de su sufrimiento. Mateo 20: 20-23

Que Dios te bendiga, te guarde de todo mal y tengas una semana de completa victoria!

Pastor Guillermo Decena

Centro Familiar Cristiano Eldorado

Descargar Semanario Seis PáginasDescargar Semanario Seis Páginas


-