SEGUINOS

NACIONALES

Renta Financiera: plazos fijos en pesos de 2019, exentos

Puede haber sido un descuido de los legisladores o una medida tomada para beneficiar a los contribuyentes, pero de acuerdo con la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) los intereses generados por los depósitos a plazo fijo en pesos sin cláusulas de ajuste de 2019 no pagarán el Impuesto a la Renta Financiera, también conocido como el Impuesto Cedular, cuyas declaraciones juradas se tendrán que comenzar a presentar el mes próximo.

La aclaración vale porque si bien el tributo está derogado solo para algunas inversiones desde enero, quedaban dudas sobre el tratamiento que tenían que tener los intereses generados durante 2019. Si se trató de un error de los legisladores al redactar la ley, le costará algunos miles de millones al fisco.

Así lo precisó el tributarista Mario Volman en una charla virtual organizada por el Consejo Profesional de Ciencias Económicas de la Ciudad de Buenos Aires. Volman explicó que la denominada Ley de Solidaridad Social y Reactivación Productiva (27.541) que derogó el gravamen para algunas inversiones, no dejó claro cómo tratar las rentas del año pasado. Los artículos en cuestión son el 32, 33 y 34 que se establecieron para volver a la versión de 2017 de Ley del Impuesto a las Ganancias, cuando no se gravaban las rentas financieras.

El primero de ellos determina el fin del impuesto a partir del 1 de enero de este año para algunas inversiones, mientras que el 34 establece desde el período 2020 una exención para las ganancias provenientes de la compra y venta de valores en mercados de valores nacionales ya que las del exterior seguirán pagando.

El 33, en tanto, es el que se refiere a la exención de las rentas de los plazo fijo en pesos. Allí se dispone que los certificados con cláusulas de ajuste seguirán tributando mientras que dejarán de hacerlo los que no cuenten con eso. “A diferencia de los otros dos, el artículo nada dispone desde cuándo es la vigencia”, dijo Volman.

Frente a eso, según señaló, ante una consulta institucional hecha al organismo, “la respuesta de la AFIP a los contadores ha sido que el artículo 33 de la Ley 27.541 no prevé una vigencia concreta como así otros artículos del cuerpo de esa ley, por ende deberá aplicarse el artículo 87 de esa Ley 27.541 que dice expresamente que la presente ley comenzará a regir a partir del día de su publicación en el Boletín Oficial” , es decir el 23 de diciembre de 2019.

Volman recordó que el Impuesto a las Ganancias es un gravamen de período, es decir, que se gravan rentas a lo largo de un lapso que coincide por año calendario, de modo que si bien se podría suponer que la derogación correría desde el 23 de diciembre, solo por la últimas semana del año pasado, en rigor, hay que tomar todo 2019 desde el 1 de enero.

“Esta es una novedad de esta última semana. El fisco entiende que los intereses a plazo fijo en pesos están exentos por todo el año calendario período 2019”, explicó.

De hecho, en el sitio web del organismo a cargo de Mercedes Marcó del Pont se enumeran las actividades que quedan gravadas para los períodos 2018 y 2019, en la página dedicada al Impuesto Cedular. Allí no se mencionan los plazos fijos en pesos sin cláusula de ajuste.

Hay que recordar que seguirán pagando el tributo la distribución de dividendos y utilidades; las ganancias de capital derivadas de la enajenación de acciones, certificados de depósito de acciones, cuotas y participaciones sociales que no coticen en Bolsa o mercados de valores autorizados por la Comisión Nacional de Valores; las rentas de capital derivadas de obligaciones negociables, títulos de deuda o participación en fideicomisos financieros y cuotas parte de fondos comunes de inversión por el ejercicio 2019; y la enajenación y transferencia de derechos sobre inmuebles, del mismo modo que los plazos fijos con cláusulas de ajuste, como por ejemplo los depósitos UVA.

Fuente: Ámbito.

Descargar Semanario Seis PáginasDescargar Semanario Seis Páginas


-