Noticiasdel6.com Todas las noticias Shopping del 6 Seis Páginas Deportes en el 6 Radio Misiones Jorge Kurrle Jorge Kurrle

Sacerdote de la parroquia profanada de Corpus cuestionó la “falta de autoridad de los padres” y dijo que “la sociedad argentina está enferma”

Policiales Sociedad

El presbítero de la parroquia Corpus Christi, de la localidad de Corpus, Julio Freitag, afirmó en declaraciones a C6Digital que por la acción vandálica registrada en el templo donde se profanó el Sagrario fue demorado un adolescente quien en principio reconoció haber sido el autor del hecho. “Pero no es creíble porque lo reconoció pero después lo negó. Es un chico que no está bien”, observó.

Repudio del Obispado de Posadas por la profanación del Templo y Sagrario de la parroquia Corpus Christi

Freitag sostuvo que recibió información que terminó confirmando que el menor no sería el responsable del vandalismo.

“El chico que fue aprehendido pidió para hablar conmigo. Este lunes fui a la comisaría de Corpus y hablé con él. También hablé con la mamá. Hay una serie de irregularidades en el entorno de la familia”, manifestó.

En tal sentido, el religioso comentó que esa madrugada se produjeron varios ilícitos.

Según apuntó, el adolescente de 15 años “no es consciente de lo que está haciendo en nada, no asiste a la escuela”. “Cuando me entrevisto con ellos, me dice la madre que hace dos años que no va a la escuela porque los maestros no le llevan las tareas a la casa. Pero son ellos los que tienen que acercarse al establecimiento. El entorno donde se cría el chico está enfermo, con una familia disociada. Son varios hermanos y una sola está asistiendo o dice asistir al segundo grado”, remarcó Freitag.

El cura párroco señaló que esta situación “refleja el síntoma de la sociedad argentina que está enferma, está todo fuera de lugar”.

Luego Freitag relató que se producen robos de elementos que luego los venden para comprar drogas. “La niñez, la adolescencia misionera está quemada de la falopa, lo cultivan (en referencia a la marihuana) en la casa como cualquier cosa”, advirtió.

El presbítero de Corpus mencionó que para acceder a la parroquia sacaron los vidrios de la ventana. “Evidentemente eran dos, hicieron desastre, revolvieron la sacristía. El domingo debía hacerse la fiesta de Corpus pero por las elecciones no se pudo efectuar. Yo celebré la fiesta patronal el jueves. En la mañana del domingo iba a haber un sorteo de un bono colaboración al final de la misa y tal vez buscaban eso, pensando que la plata iba a estar en la iglesia”, conjeturó.

En cambio, el o los ladrones encontraron una pequeña alcancía con una imagen de la Virgen de Loreto, que va recorriendo las casas, con 200 pesos. “Y eso fue lo único que se llevaron, lo demás fue destrozos, con la profanación del Sagrario. Una botella de vino de misa dejaron al lado de una imagen”, precisó el sacerdote.

“Todas las cosas que se roban, quién los acopia”, preguntó y luego afirmó que en la zona todas las semanas hay robo de motocicletas. “Eso va al desarme. También hay robo de autos y camionetas. Luego avisan que hay pistas firmes de los vehículos pero piden un monto por la información. Es un chantaje”, refirió Freitag.

Así, el religioso refirió que hace tres semanas apareció una camioneta que fue robada en Hipólito Yrigoyen. “Subieron una foto (en las redes) entonces personal de Investigaciones llegaron a un taller donde encontraron la camioneta, moto y otros objetos robados. Los acopian y luego los venden”, explicó.

“A mi me llama la atención cuando voy a Posadas, sobre la avenida San Martín, de López y Planes a Quaranta, cómo aparecieron lugares de venta de cosas usadas”, aseveró.

Según sostuvo, “acá hay varias cosas que uno como sociedad que en general deberíamos ver la problemática en sí. Por un lado tenemos la educación, por otro tenemos las leyes que no acompañan a la Justicia en las cosas realmente importantes y en tercer lugar se le quitó la autoridad a los padres. Los padres no tienen autoridad frente a los hijos”.

“Si hay un delito por parte de un menor se les avisa a los padres. Llevarlos a la comisaría, interiorizarlos de lo que pasó con el adolescente. Llevarlo al Hospital para que lo revisen, traerle nuevamente a la comisaría, llevarlo con el móvil a la casa porque no puede estar en la calle. La Policía hace de niñero. No se le puede cargar una responsabilidad a los padres cuando se les quitó la autoridad. Es una cadena de delincuencia fomentada, mantenida, por el Estado porque le es útil mantener una sociedad idiotizada, sin información”, subrayó Freitag en su análisis de la problemática social.