SEGUINOS

Salud

Se conmemora el Día Internacional de la Epilepsia

Cada segundo lunes de febrero se conmemora el Día Internacional de la Epilepsia, con el fin de educar sobre esta patología neuronal y propiciar una mejor calidad de vida a quienes la padecen, a través de mejores políticas públicas y servicios de salud.

Este día fue proclamado en 2015 por el Buró Internacional para la Epilepsia (IBE) y la Liga Internacional Contra la Epilepsia (ILAE). El evento busca educar a las personas de todo el mundo sobre esta patología neuronal que sufren más de 50 millones de personas en todo el planeta.

Además, intenta propiciar una mejor calidad de vida a las personas que padecen epilepsia por medio de mejores políticas públicas, mejores servicios de salud y, sobre todo, una mejor inversión en materia de investigación para lograr desarrollar nuevos tratamientos que sean mucho más efectivos y menos invasivos, como lo son los fármacos. Los mismos representan actualmente el tratamiento fundamental en el 70% de los casos y, con el tiempo, generan dependencia sin lograr terminar con la enfermedad.

La epilepsia es un trastorno cerebral caracterizado por la repetición de crisis producidas por una descarga excesiva de las neuronas cerebrales (crisis epiléptica), y que suelen asociarse a otros síntomas.

Las crisis epilépticas consisten en fenómenos anormales, bruscos y transitorios, que incluyen alteraciones de la conciencia, motoras, sensoriales y psicológicas.

Los perros, víctimas y aliados contra la epilepsia

Los perros además de sufrir epilepsia son capaces de detectar las crisis. Concretamente, un estudio elaborado por el Royal Veterinary College determinó que algunas características, como la raza, el sexo, la edad y el peso, predisponen a los perros a sufrir epilepsia.

Asimismo, los investigadores descubrieron que determinadas características genéticas condicionan a los perros a sufrir crisis epilépticas. Además, el estudio desveló que, para tratar la enfermedad, se presenta como una estrategia eficaz la administración de una dieta rica en triglicéridos.

Este descubrimiento supuso un avance, sobre todo teniendo en cuenta que la epilepsia es uno de los trastornos neurológicos más comunes en perros, producido, al igual que en otras especies, por exceso de la actividad eléctrica de las neuronas en la corteza cerebral.

Por otro lado, los perros no solo sufren epilepsia, sino que son valiosos aliados de los pacientes humanos, ya que les pueden ayudar con el abordaje de la enfermedad. Un nuevo estudio reveló a principios del 2019 que los perros son capaces de detectar las crisis epilépticas mediante el olfato, por un olor particular que liberan los pacientes epilépticos durante las convulsiones.

Los perros de alerta médica están entrenados para reaccionar ante las convulsiones de los pacientes, ya sea moviéndose, lamiendo frenéticamente a la persona afectada o emitiendo sonidos antes de que se produzca el ataque epiléptico.

 

Fuente: Télam/Animal’s Health.

Descargar Semanario Seis PáginasDescargar Semanario Seis Páginas


-