SEGUINOS

POSADAS

“Si la limosna es grande, hasta el santo desconfía”: precauciones a la hora de comprar en Internet

A través de las distintas plataformas que ofrece Internet es muy fácil engañar a las personas con ventas y publicidades falsas pero, ¿cómo distinguir una real de una engañosa? Alejandro Garzón Maceda, titular de Defensa del Consumidor, trae algunos consejos.

Algo que es muy similiar a los juegos de inversión que estafan a las personas debido al uso de “la misma base” son los medios de ventas de bienes por Internet.

“En todas las paltaformas te aparecen a veces ofertas de autos o de bienes a la mitad de precio. Cuando vos te contactas te dicen «el auto está en el depósito, vale tanto, me tiene que depositar la plata, yo estoy de viaje pero dejé encargado a otro que se lo entregue». ¿Qué pasa? La gente entra y dice «ah mira, a mitad de precio, voy a comprar». El mismo principio del otro (los juegos de inversión), la oportunidad de ganar plata o un auto por la mitad de precio”, explicó Garzón Maceda.

En la misma línea, señaló que el comprador “se justifica al ver la necesidad del otro” que lo vende barato, ya sea porque necesita el dinero para un familiar enfermo o para algunas urgencia y el comprador “no duda de eso”.

“Principio y lógica, si vos tenes que viajar de urgencia y vas a vender un auto, vas a venderselo al vecino, a tu hermano o a los gitanos. No lo vas a publicar en Internet, porque no sabes cuándo te los van a comprar. Ese es el primer principio que tengo que desconfiar”, dijo.

En cuanto al segunda señal para desconfiar “es que si estás necesitado de plata, no lo vas a vender por la mitad”. “Si te dicen depositame la plata y no viste los papeles del bien, no pongas plata”, subrayó Maceda. “Es el mismo principio del otro, yo veo la oportunidad del negocio, me aprovecho de la necesidad y ¡adentro!”, indicó.

“Si la limosna es grande, hasta el santo desconfía. Cualquier cosa que esté fuera del valor del mercado es para desconfiar. No hay oportunidades flotando en el aire en Internet”, resaltó el titular de Defensa del Consumidor.

Por otra parte, están también quienes venden pero piden no utilizar el pago asegurado del sistema que tenga la plataforma, engañando al comprador con el verso de ahorrarse la factura para que deposite en la caja de ahorro de quien ofrece un artículo. “En el 90% de los casos no vas a recibir lo que compraste”, apuntó Garzón Maceda.

Respecto a los grupos de Facebook de venta y compra, aclaró: “Para que vos seas responsable de una relación de consumo, el proveedor tiene que dedicarse profesionalmente a esto. El trueque, el intercambio o las Ferias Americanas no entran dentro de una relación de consumo, no es el concepto. En el mano a mano, entre el vendedor y el comprador en la misma situación, no va a haber primeridad”.

“El que entra a Facebook y ofrece es porque quiere vender sus cosas que le sobran y el que entra ahí a comprar es el que va a buscar algo barato y usado. No está esa función primordial de una relación de consumo en la que uno está en una posición de superioridad sobre el otro porque tiene un conocimiento sobre los bienes o sobre el servicio que ofrece que el que consume no tiene”, distinguió.

En este sentido, marcó que “ahí está la diferencia”. “En uno no hay esa posibilidad de que estén utilizando una posición de poder para joderte, entonces no hay una relación de consumo. En la otra existe la posibilidad”, agregó.

Descargar Semanario Seis PáginasDescargar Semanario Seis Páginas


-