SEGUINOS

POSADAS

“Si volviera a tener 18 años, volvería a elegir a la Armada Argentina”

Desde su cargo actual como subencargada de la Delegación Naval de Posadas, la Suboficial Primero Silvia Roxana González brindó información a los jóvenes de la provincia y la región sobre las opciones educativas dentro de la Armada Argentina, al mismo tiempo que transmite con pasión su conocimiento y vasta experiencia de 26 años de servicio.

En Posadas, hay una de las 24 Delegaciones Navales y Oficinas de Incorporación Naval que están distribuidas en las provincias. Los delegados navales que se encuentran en las distintas delegaciones, son los primeros referentes e interlocutores entre la Armada Argentina y los miles de jóvenes que se acercan entusiasmados para conocer de qué se trata la Institución.

Los jóvenes se acercan en busca de algo que llama su atención: un uniforme, un buque, un llamado de vocación, superación personal, la concreción de sueños profesionales o un futuro promisorio. Es tarea indispensable de los delegados, entonces, brindar información institucional a los jóvenes y cultivar, desde ese momento, la semilla de una vida de servicio junto al mar y en defensa de los intereses marítimos de la Nación.

El mensaje de incorporación a la Armada se mezcla necesariamente con las palabras y las emociones de la Suboficial Primero Silvia González, cargadas de pasión y amor por la Patria. “Cuando un joven se acerca a la delegación, en cada uno de ellos, me veo a mí hace 26 años cuando me acerqué por primera vez a la Armada; estaba llena de inquietudes, preguntas en mi mente, con ansiedad, interés, curiosidad, deseos de aventura; y es con esa imagen y motivación como los atiendo hoy”, introduce la Suboficial de 44 años.

“Les cuento por qué ingresé, todo lo vivido en mi carrera, y que si volviera a tener 18 años, volvería a elegir a la Armada Argentina con seguridad”, continúa su relato. Es que su vida Naval como la de tantos otros marinos, está cargada de anécdotas, experiencias únicas, momentos inolvidables, misiones cumplidas y el orgullo de pertenecer a la Fuerza.

González es Mecánica en Sistemas, además de su cargo como subencargada de destino en la Delegación Naval Posadas, cumple allí funciones en actualización de redes de comunicación, y Protocolo y Ceremonial. Silvia es una de las primeras mujeres de especialidad Electrónica en la Armada; y su carrera siempre estuvo ligada a los sistemas operativos y las computadoras.

Aunque esta mujer de mar nació en Resistencia, como su hermano mayor Ricardo, su infancia transcurrió en diferentes provincias debido al trabajo de su padre Ramón, nacido en Misiones y quien fuera Oficial del Servicio Penitenciario Federal. Completan su familia de origen, su mamá Elda –docente de primaria, formoseña– y su hermano menor Aníbal. Asegura que como su infancia fue de un lado hacia otro, esto hizo que no le costara adaptarse al ritmo cambiante que implica la vida en la Armada y sus cambios de destino en diferentes ciudades del país.

Luego de vivir en Santa Cruz y en Mendoza, en Resistencia terminó la primaria en el colegio religioso Nuestra Señora de Itatí, contó. Luego siguió los pasos de su hermano mayor que iba a la secundaria técnica ENET N° 1 “General Manuel Belgrano”, y a los 16 años se trasladaron a Córdoba para acompañar los estudios universitarios de Ricardo, quien es ingeniero en Sistemas. En La Cumbre del Valle de Punilla, ella vivió hasta finalizar el secundario.

Su familia influyó en cada paso de Silvia y es por eso que nombra a sus padres y hermanos en el relato de su vida. “Desde niños, solíamos armar con Aníbal aviones con madera balsa en tamaño maqueta, y nos encantaba soñar con volar uno”, memora. Este hermano es hoy piloto de la Fuerza Aérea Argentina y reside en Reconquista, Santa Fe.

“Llevamos en la sangre la vocación de servicio heredada por mi padre”, enfatiza. Ella también soñaba con ser piloto, “pero eran épocas difíciles para las mujeres, incluso para las que les gustaba la mecánica como a mí”.

Todas sus inquietudes fueron tomadas en cuenta cuando llegó a la Delegación Naval de Córdoba en el año ‘93 al terminar el secundario, “desde que salí de la delegación, comencé a prepararme con el programa académico y físico que me había dado el suboficial que nos atendió, y supe por él que los barcos y la vida en el mar requerían de una fuerza de espíritu especial: la camaradería y el compañerismo”.

Dejó su Chaco natal y su Córdoba de la adolescencia. De 200 inscriptos, sólo había 6 mujeres, casi todas con el sueño de ser Aeronáuticas. Recuerda como si fuera hoy cuando salieron en el colectivo, llenas de sueños por comenzar una carrera en la Armada. Ya en la Escuela de Suboficiales, sus estudios técnicos la orientaron hacia otra especialidad, también nueva para las mujeres en la Armada.

“Pertenezco con orgullo a la primera promoción femenina del escalafón Electrónica. La Armada me formó como electrónica de computadoras de abordo; no fue nada fácil el curso, con gran esfuerzo y voluntad egresamos, y nos esperaba un desafío mayor en nuestro trabajo diario: destinos navales hasta entonces cubiertos sólo por personal masculino”, menciona. En 1999 la especialidad en Armas y la de Electrónica pasan a formar parte de lo que hoy es Mecánico en Sistemas (MW).

El primero de sus destinos fue en la Base Naval Puerto Belgrano, al sur de la provincia de Buenos Aires, en el Servicio de Análisis Operativo, Armas y Guerra Electrónica (SIAG), donde fue parte de varios proyectos tecnológicos como el armado y construcción de microprocesadores donde se cargan los sistemas operativos para la navegación de un buque, hasta los nuevos Adiestradores y Simuladores de Navegación que se encuentran en la Escuela de Tácticas y Técnicas de la Armada (ESTT).

“En aquella época, teníamos que soldar capacitores, resistencias e integrados; era un verdadero trabajo de relojería, unas pequeñas cajas con CPU, disquetera, cables y placas. Después llegaron las computadoras y la actualización tecnológica”, recuerda. En aquel destino, conoció a su esposo por 20 años y con quien tuvo cuatro hijos: Rocío, Juan Pablo, Marcos y Luana.

“La Armada sólo me dio satisfacciones y aprendizaje en todos los destinos donde presté servicio”, destaca. También estuvo destinada en el Arsenal Naval Puerto Belgrano y más tarde a la ESTT.

“La Institución me brindó nuevas experiencias cuando en el 2005 consultaron al personal femenino sobre la voluntariedad para pertenecer como dotación efectiva a un buque de la Flota de Mar, algo que esperaba hacía años y accedí sin dudarlo”, subraya. Así, en el 2011 embarcó en la corbeta ARA “Spiro”. Con su profesionalismo, supo ganarse el respeto de subordinados y superiores a bordo.

Más tarde, fue suboficial encargada de la División Informática del Comando de la Flota de Mar en el 2013; y en el 2016 fue destinada a la Escuela de Suboficiales de la Armada, lugar de satisfacción personal porque, como su actual destino en la Delegación Naval Posadas, le recuerda sus años de ingreso a la Fuerza: “Es increíble lo que siento al ver los rostros de cada joven que ingresa a la Institución, sus rostros reflejan los mismos sueños y metas que tuve a los 18 años”.

El lugar donde mayor tiempo vivió Silvia fue Puerto Belgrano, sin embargo, ella insiste en que es de todas partes. En Chaco quedaron una tía y varios primos, por parte de su mamá. En España su hermano ingeniero; y su hermano piloto en Santa Fe. En Tucumán y la provincia cuyana, tiene más tíos y primos. Su hija Rocío, de 21 años, es cadete en la Escuela Naval Militar (en Río Santiago, cerca de La Plata); Juan Pablo (20) y Luana (7) viven con ella en el barrio Storni en Posadas, cerca del Liceo Naval del mismo nombre; y Marcos (17) con su ex marido Juan Godoy, en la Ciudad de Buenos Aires.

“Somos bien federales en la familia –sonríe–; pero a pesar de los años transcurridos, uno sigue llevando la tonada chaqueña, y las costumbres de provincia, como las ganas de hacer chipá, reviro y sopa paraguaya”, comenta orgullosa de su origen.

Su tarea en la delegación, el nuevo desafío en su carrera

Luego de pasar por el Servicio de Administración Patrimonial de la Armada y el Servicio de Administración Financiera de la Armada, fue destinada a la Delegación Naval Posadas.

“Era una de mis metas y materias pendientes en la carrera, la de cumplir funciones en la delegación de Misiones; es mi segundo año aquí y ambos están cargados de vivencias nuevas día tras día”, asegura González.

“Nuestra tarea es organizar y realizar charlas en establecimientos educativos de localidades de la provincia y también participamos de Expos Educativas y como invitados en programas en los medios de comunicación”, afirma al adelantar algunas de las actividades que se desarrollan en el destino.

“Es muy gratificante ver el empeño, sacrificio y voluntad que manifiestan los jóvenes desde el momento en que consultan sobre la carrera naval hasta ser convocados, e incluso después de egresar, siguen concurriendo o comunicándose con la delegación para saludar y agradecer cómo la Armada les cambió la vida, el profesionalismo adquirido, y el orgullo que representa para ellos vestir el uniforme y volver a su provincia”, concluye con emoción Silvia.

Inscripciones en la Armada Argentina

La Armada está abierta a los jóvenes de ambos sexos que quieran cursar una carrera gratuita con la misión de ser futuros marinos, formados en aspectos académicos, éticos, de adiestramiento físico y militar, preparándolos para la vida en el mar y en la defensa de los intereses marítimos.

En este momento se encuentran abiertas las inscripciones para la carrera de oficial de la Armada, que se cursa en la Escuela Naval Militar http://www.escuelanaval.mil.ar  , y para la Escuela de Suboficiales de la Armada  http://www.essa.ara.mil.ar . La inscripción es para jóvenes de hasta 24 años con el secundario completo o cursando el último año, quienes deben aprobar un examen académico de ingreso. El contenido de las materias que se rinden ya está disponible en la carpeta “Apoyo para Ingresantes”, en las respectivas páginas webs.

En las Delegaciones Navales, los interesados también pueden obtener información y asesoramiento sobre las carreras tipo, requisitos de ingreso y documentación requerida, trámites de inscripción e información de interés.

En http://www.incorporacion.armada.mil.ar encontrarán los contactos con las delegaciones e información para comenzar a interiorizarse en el tema.

Descargar Semanario Seis PáginasDescargar Semanario Seis Páginas


-