SEGUINOS

REGIONALES

Solá viaja a Brasil con el objetivo de recomponer las relaciones bilaterales

El canciller encabezará una visita oficial, acompañado por el embajador designado en ese país, Daniel Scioli, y el secretario de Asuntos Estratégicos, Gustavo Beliz. No se descarta un “eventual encuentro” entre con el presidente Bolsonaro.

 

El canciller Felipe Solá encabezará el miércoles una visita oficial a Brasil, acompañado por el embajador designado en ese país, Daniel Scioli, y el secretario de Asuntos Estratégicos, Gustavo Beliz, en un intento de la Casa Rosada por recomponer la histórica relación estratégica del país con el gigante sudamericano.

 

 

La visita de dos días de Solá a Brasilia tendrá como punto central el encuentro bilateral que mantendrá el mismo miércoles, a las 11, con su par Ernesto Araújo, en el Palacio Itamaraty, donde se buscará limar asperezas en la relación bilateral.

 

Según señalaron fuentes del Palacio San Martín, el objetivo del viaje está centrado en la construcción de un “paraguas político” que permita “potenciar” el comercio con Brasil, en medio de las constantes críticas del presidente Jair Bolsonaro a la administración de Alberto Fernández.

 

El encuentro entre los cancilleres -en principio previsto para el 31 de enero pero que debió postergarse por la gira del presidente por Europa- puede ser el paso previo para una posterior cumbre entre Fernández y Bolsonaro, que encause definitivamente la relación con Brasil, principal socio comercial argentino y cofundador del Mercosur.

 

Se trata del primer encuentro cara a cara de ambos ministros de Relaciones Exteriores, luego de la extensa videoconferencia que mantuvieron poco antes de fin de año, cuando surgió la invitación a Solá para que viaje a Brasilia.

 

La delegación encabezada por el canciller partirá el martes por la tarde desde Buenos Aires en un vuelo con escala en San Pablo, junto a una comitiva que integrarán también Scioli, Beliz, el secretario de Comercio Exterior, Jorge Neme, y la subsecretaria del Mercosur, Marilita Squeff. Tras el encuentro entre Solá y Araújo, habrá una reunión ampliada de la que participará el resto de la delegación y un posterior almuerzo.

 

Con todo, la visita de Solá a Brasilia, podría tener una escala política de mayor volumen, siempre que la reunión entre Araújo y Solá trascurra por los andariveles esperados.

 

Fuentes del Palacio San Martín adelantaron la chance de un “eventual encuentro” entre el canciller argentino y el presidente Bolsonaro.

 

A su vez, Beliz tiene prevista una reunión con el jefe de gabinete de la Presidencia del Brasil, el general Augusto Heleno.

 

Scioli, por su parte, ya comenzó a estrechar puentes para profundizar la relación bilateral e incrementar el intercambio comercial, y para eso almorzó la semana pasada con los poderosos empresarios de la Federación de Industrias del Estado de Sao Paulo (Fiesp) en busca de nuevas inversiones y de incrementar el flujo de comercio.

 

Solá viaja a Brasilia con una agenda fundamentalmente económica, centrada en los términos de intercambio con el principal socio comercial de Argentina, en el marco del Mercosur.

 

“La tarea es compleja en lo político pero también en lo económico”, señalaron fuentes del Palacio San Martín, en referencia a las distintas visiones que ambas administraciones tienen sobre el futuro del Mercosur. Esas diferencias están centradas en el acuerdo de Asociación del Mercosur con la Unión Europea (UE): mientras Bolsonaro y su ministro de Economía, Paulo Guedes, impulsan un proceso de liberalización del bloque sudamericano, el gobierno argentino busca “rediscutir” la letra chica del acuerdo e introducir un piso de protección para la industria local.

 

Entre otros temas, la delegación argentina buscará discutir con sus pares de Brasil el Arancel Externo Común (AEC) del Mercosur, que hoy ronda entre el 12 y 13 por ciento y que funciona como una valla de protección frente a la competencia con terceros países.

 

Frente a la intenciones del gobierno de Bolsonaro de reducir el AEC, la Argentina propone analizar su aplicación “caso por caso”, con el objetivo de proteger la industria local, en un marco de recesión y crisis social.

 

El mandatario brasileño había amenazado con romper el Mercosur si el gobierno argentino no aceptaba la reducción del arancel externo común que impulsaba Brasil para la apertura de su economía, en medio de la campaña electoral en la que apoyó al derrotado ex presidente Mauricio Macri.

 

Otro de los puntos que propondrá discutir la comitiva encabezada por Solá será la participación de privados en las conversaciones por acuerdos de libre comercio. Se sabe: los poderosos sectores industriales nucleados en San Pablo, no ven con malos ojos las medidas proteccionistas y el desarrollo del Mercosur.

 

Por último, buscarán coincidir con sus pares brasileños en que los acuerdos de libre comercio se extiendan más allá del alcanzado con la UE (todavía en etapa de estudio y traducción) e incluyan también a países asiáticos como Corea y Japón.

 

En los últimos días, Bolsonaro, que cuestionó al “gobierno socialista” de su par argentino, a raíz de la imposición hasta junio de la doble indemnización por despidos, dijo por primera vez estar dispuesto a recibir en Brasil a Fernández, tras de meses de cruces públicos hostiles que se iniciaron con la campaña electoral de 2019.

ambito.com

 

Descargar Semanario Seis PáginasDescargar Semanario Seis Páginas


-