SEGUINOS

JUSTICIA

Suspenden la matrícula del médico infectólogo y la defensa dice que el mecánico se contradice

Los implicados en la causa sobre presunto abuso sexual que habría ocurrido en la vivienda del profesional de la Medicina tuvieron el primer encuentro en la sede judicial con el juez de Instrucción Marcelo Cardozo que investiga lo ocurrido en la noche del sábado y madrugada del domingo último. En esa supuesta “fiesta” habrían participado además del médico denunciado, José L.F. (47) y el mecánico Juan C. V., de 34 años, tres mujeres de entre 29 y 30 años.

Denunció que lo abusaron en una “fiesta sexual” y acusó a un médico infectólogo

Según el relato del mecánico, concurrió a la casa de su amigo ante la propuesta de conocer a algunas amigas. Pero en el transcurso de la reunión las cosas no habrían ocurrido como lo esperaba. Más bien, denunció en sede policial y ratificado en la Justicia que en un momento dado perdió el conocimiento y al volver en sí comenzó a sentir dolores, además de notar que la bragueta de su pantalón estaba rota. Fue así que presumió que habría sido violado.

Para la defensa del médico infectólogo, el mecánico habría incurrido en contradicciones en el relato de cómo sucedieron los hechos. Y puso en duda que haya sido violado, como le comentó a su hermano, un oficial de Policía y también letrado, quien lo acompañó a realizar la primera denuncia en sede policial horas después de lo sucedido en el domicilio de la calle Bermúdez.

Cuando fueron a realizar la declaración indagatoria del médico imputado y las tres mujeres la defensa se encontró con el informe del cuerpo médico forense. “Y el muchacho no presentaba penetración. El informe dice que presenta un pequeño hematoma en la zona anal pero los médicos no pusieron el color. Con lo cual no sabemos si es de vieja data o es nuevo”, observó el abogado Cristian Leites quien asumió el patrocinio legal del galeno.

Según el abogado, el detalle por el cual podría presumirse que es de vieja data sería que el informe comienza diciendo que el mecánico no presentaba dolor anal sino lumbar. “Al no presentar dolor es porque el hematoma no es nuevo. Si fuese nuevo sería de color morado y tendría dolor”, argumentó Leites. “Pero no hay penetración, que eso es lo importante”, apuntó.

Además, mencionó otro detalle “que no sería menor y esto es que el médico que está haciendo acusado le diagnosticó Hepatitis B, una enfermedad de transmisión sexual por lo cual se dejó constancia y declaró que él sabía. El mecánico dijo en su declaración que le habían dado de alta pero no se puede dar de alta a una enfermedad que no se cura sino que se puede estabilizar. Con lo cual también sería una locura que le viole”, puntualizó el abogado.

Leites también indicó que en el lugar de los hechos no se encontraron preservativos ni se halló restos de semen en el cuerpo de la presunta víctima.

Luego refirió que en la noche del encuentro, se abrió el vino a la vista del mecánico. “La presunta víctima no supo especificar que haya perdido de vista el vaso de él en ningún momento con lo cual pone en tela de juicio la versión de haberse quedado dormido por la acción de una pastilla. El médico explicó en la indagatorio el uso y el efecto del medicamento” para inducir al sueño, aseveró el patrocinante legal.

Además, en la noche del encuentro hubo consumo de marihuana. “Todos admitieron que el mecánico fumó en reiteradas ocasiones. Las chicas lo hicieron en una seca cada uno pero el denunciante lo hizo en reiteradas ocasiones -insistió- y parecía no ser la primera vez. Todos coincidieron en este relato”, consignó Leites.

Descargar Semanario Seis PáginasDescargar Semanario Seis Páginas


-