SEGUINOS

Sociedad

¿Todos en mi contra? Escuchamos según cómo nos sentimos

Algunas veces sentimos que todo el mundo está en nuestra contra. Por eso la coach de vida, Liliana Timmer, compartió consejos para lograr una comunicación de calidad a través de la escucha activa.


“Todo el tiempo podemos cambiar. Somos seres humanos y cambiantes, podemos transformarnos. Hay muchas cosas de nosotros que podemos transformar, otras que podemos tanto potenciar como bajarlas un poquito para que no nos afecten tanto”, explicó la coach.

Analizó que “si nos ponemos a pensar, nadie viene a atacarnos sino que cada uno expresa su opinión. Tendemos a interpretar o suponer lo que el otro va a decir y ahí damos un significado más allá de lo que expresa la persona porque nos basamos en emociones y creencias a la hora de escuchar”.

“El estado de ánimo afecta muchísimo nuestra percepción. Me animo a decir que en un 70 u 80% según el día escuchamos según cómo nos sentimos. Entonces, en lugar de escuchar lo que me dicen, escucho lo que quiero escuchar, incluso lo que no quiero: estoy pensando que me lo van a decir”, señaló.

Timmer recordó que para poder escuchar como corresponde la comunicación tiene que ser de calidad y para eso, hay que tener en cuenta:

  • No especular: pregunten, re-pregunten; si algo no queda claro, no coloco palabras en la boca del otro. Prefiero pasar por alguien que no entendió a entender cualquier cosa.
  • No interpretar: nuestro idioma español no necesita de esto, sino de escuchar y prestar atención a cada palabra. Si es con dobles intenciones, problema de la otra persona si no es directa. Repetir lo que la persona me dijo para confirmar lo que entendí.
  • No maximizar: las personas tenemos libre albedrío, no generalicemos porque no todos somos iguales. Incluso hijos criados de la misma forma en la misma familia son diferentes, tengan en cuenta eso.
  • No proyectar: hagamos pausas. Esto es muy importante porque si tengo bronca o ira, primero hago una pausa para pensar en qué evidencia tengo de que esto sea cierto. Sobre todo para poder manejar las emociones: me tomo un minuto, respiro y ahí hablo, no responder desde el impulso.
  • No existen los lectores de mente: podemos estar más o menos conectados pero nadie puede leer la mente del otro. Acuérdense también que el objetivo de la comunicación es entablar un canal donde transmitir nuestras emociones de manera adecuada.

“Lo mejor para esto es una escucha activa porque así se tendrá una escucha positiva también. No es nada más y nada menos que estar presente, no solo físicamente sino también mentalmente”, dijo la coach de vida.

Y aclaró: “No escucho para responder sino para recibir la información y recién ahí elaboro mi respuesta”.

En tanto, agregó que “el ser empático es importante también. Colocarse en el lugar de la otra persona no es pensar por ella. La empatía es pensar cómo me gustaría que me traten y tratar así, dentro de lo posible”.

“Cuanto más catastróficos somos o peor pensamos, peor va a estar nuestro estado anímico y peor va a ser la recepción de todo lo que tengamos al alcance. Estos tips sirven para poder salir de ese lugar”, aseguró Timmer.

Descargar Semanario Seis Páginas
-