SEGUINOS

PROVINCIALES

Cómo es el trabajo de la Casa de Misiones en Buenos Aires, en plena pandemia

Desde la Casa de Misiones en Buenos Aires se trasladó a más de mil residentes de la provincia en 18 viajes hechos durante la pandemia. “Estamos tratando de brindar toda la información posible”, aseguró la directora, Miriam Durán.


La titular del organismo contó que “se hizo un operativo enorme de retorno de misioneros que se encontraban en distintos puntos del país pero, sobre todo, en Buenos Aires”.

La repatriación “terminó en el mes de junio, cuando la provincia decidió poner más restricciones para el ingreso; el transporte público no pudo ingresar entonces paramos todo, pero teníamos un mecanismo de selección para quienes necesitaban viajar”.

“Como prioridad teníamos a quiénes quedaron varados por un trámite específico o por tratamientos de salud. Se llevó a más de mil misioneros en 18 viajes que se hicieron: uno salió de Córdoba y los demás de la Casa”, explicó Durán.

Agregó que “de todos modos, sabemos que quedaron muchos misioneros varados pero en otra condición: misioneros que residían en Buenos Aires”.

“Nación está habilitando vuelos y colectivos, también con restricciones, porque la prioridad siempre es cuidar el sistema sanitario y tener un control epidemiológico”, dijo la funcionaria.

En ese marco, precisó que la Casa de Misiones “sigue lo que indican las autoridades de ahí”. “Si bien dependemos de la provincia, a nivel apertura de espacios, dependemos del Gobierno de la Ciudad. Ellos habilitan el ingreso de personas a oficinas públicas, así que trabajamos de forma remota”.

Desde la representación del Gobierno en Buenos Aires, se orienta “a los misioneros que necesitan información sobre el regreso”. “La pandemia nos llevó a articular mucho trabajo con organismos de tanto de la Ciudad de Buenos Aires como de Nación”, señaló la directora.

“El planteo varía muchísimo: desde personas que dicen que no pueden pagar el alquiler, aunque el DNU indica que nadie puede ser desalojado durante la pandemia; a quienes necesitan un lugar dónde quedarse, que fueron ubicadas por trabajar junto a la línea 108 hasta donde puedan ver el regreso a la provincia”, repasó.

Siguiendo esa línea, analizó que “a medida que pasan las semanas y lo que vayan indicando los datos y cuidados, las autoridades irán tomando otras medidas, pero también están supeditadas a las decisiones que tome Nación”.

Durán explicó que, para el retorno de misioneros varados, se armó una base de datos y se salía de la Casa de Misiones “donde teníamos, junto a médicos de la delegación de Salud, un punto de control sanitario”.

Insistió en que “la indicación central la da Nación: los vuelos son para personal esencial y personas con problemas de salud; después las provincias ponen los requerimientos de ingreso”.

“Siempre estamos a disposición y tratando de brindar toda la información posible. También, sin lugar a dudas, conteniendo muchas situaciones”, cerró.

Descargar Semanario Seis Páginas
-