SEGUINOS

POSADAS

Trampas “caza bobos”: los juegos para invertir dinero que se trasforman en una estafa

El titular de Defensa del Consumidor, Alejandro Garzón Maceda, explicó de qué manera funcionan los conocidos juegos de inversión, que se transforman en estafas para quienes caen. Estos juegos o trampas “caza bobos” atraen a personas incautas o necesitadas.

“La única forma de generar riqueza es agregandole valor agregado a algo, es un principio básico del capitalismo. No existe la riqueza si no se le agrega un valor agregado a la inversión primaria”, dijo Garzón Maceda.

En este sentido, explicó que “estos juegos o trampas “caza bobos”, incautos o necesitados, proponen que inviertas algo de dinero o le des algo de dinero a una persona, a cambio de que esa persona te muestra cómo vos podes hacer participar a otros para ganar dinero”.

“El secreto está en que vos tenes que hacer participar a otros en un proceso que si los otros no quieren, vos perdes tu dinero. No pierde el que te hizo entrar a vos. Entonces se transforma en que como yo fui un incauto o tonto, si quiero recuperar el dinero que yo puse, tengo que hacer caer a otro en la trampa”, remarcó.

“Esto rompe cualquier principio de solidaridad social, porque yo sé que es un engaño pero que la única manera que tengo de poder recuperar lo mío, es engañar a otro y, el que venga, la única manera que tiene de recuperar lo suyo es engañar a otro”, apuntó.

En la misma línea, subrayó: “La riqueza no se crea de la nada. Si vos tenes un billete, ese billete no se va a multiplicar solo”. “Se va a multiplicar si vos con ese billete compras un litro de leche, con eso haces galletitas y vendes las galletitas”, añadió.

“Si yo tengo un billete y pido dos más, ya tengo tres, el mío y el de otros dos. Pero si ustedes quieren recuperar y ganar como yo, tienen que buscar tres, de los cuales uno me dan a mí y los otros se los quedan ustedes. No hay creación de riqueza, es simplemente llevar a incautos a un proceso donde si yo no quiero perder, tengo que hacer caer a otro”, insistió.

Aunque algunas personas tienen a hacerlo por necesidad ante la crisis económica, otras lo hacen por oportunismo. “Esto es lo malo que tiene esto, que es entre pobres, necesitados o incautos”, indicó Garzón Maceda.

Descargar Semanario Seis PáginasDescargar Semanario Seis Páginas


-