SEGUINOS

POSADAS

Tras el cierre de 4 gimnasios, entrenadores físicos buscan soluciones para retomar la actividad

La pandemia del coronavirus inquieta no sólo por la cuarentena sino también por la incertidumbre de qué pasará después. Aunque no se recauden ingresos, las cuentas y los alquileres siguen corriendo, por lo que gimnasios y entrenadores de distintas disciplinas físicas presentaron un protocolo a Casa de Gobierno para retomar sus actividades con las medidas sanitarias correspondientes.

El personal trainer Gabriel Leguía manifestó que “realmente la estamos pasando mal porque los entrenadores personales por ahí trabajamos con un cupo online pero obviamente se cobra mucho menos”. “Aparte con la psicosis que hay ahora de no poder salir y de los cuidados, uno no sabe si va a seguir cobrando el sueldo”, agregó.

El martes pasado un grupo de entrenadores de distintas disciplinas presentó a Casa de Gobierno una ampliación del protocolo de seguridad e higiene que consiguieron del Hospital Madariaga. “Pedimos más de ese protocolo para los gimnasios”, explicó Leguía.

En tanto, Oscar Herrera Ahuad recibió el pedido y lo pasaría a Nación. “Quedamos esperando la respuesta del Gobernador que elevaba esto a Nación”, dijo el entrenador.

Las medidas consisten en el uso obligatorio de tapabocas, el cuidado de la higiene personal, la botella de agua para uso individual y organizar horarios por turnos según la superficie de cada gimnasio.

“Necesitamos que se abran las puertas de los gimnasios, los alquileres siguen corriendo y no te perdonan”, advirtió Leguía. Según el entrenador, los locales enfrentan alquileres de entre 40 y 70 mil pesos por mes, dependiendo de la superficie. “Sabemos también que si se autoriza, las personas no van a ir corriendo, no va a ir la misma cantidad de gente”, señaló.

La preocupación es gira en torno a la crisis económica. “Por lo menos que ingrese algo de dinero para cubrir un poco de la deuda que va a dejar esto, para empezar a generar algo de ingreso”, planteó el personal trainer. “Se complicó muchísimo. En estas dos semanas, cuatro gimnasios de Posadas cerraron”, contó.

“Es una gran cantidad de gente que está sin trabajar y sin recibir un ingreso”, remarcó Leguía. “Yo no soy propietario de gimnasio pero muchos años trabajé en eso y hay muchas disciplinas que viven de ésto”, indicó.

Descargar Semanario Seis PáginasDescargar Semanario Seis Páginas


-