SEGUINOS

INTERNACIONALES

Tras otro día de caos en Ecuador, el movimiento indígena aceptó dialogar

El movimiento indígena que protesta en Ecuador anunció que sostendrá el “diálogo directo” propuesto por el presidente Lenín Moreno, para negociar una salida a la violenta crisis que desataron los ajustes económicos pactados con el FMI.

“Luego de un proceso de consulta con las comunidades, organizaciones, pueblos, nacionalidades y organizaciones sociales, hemos decidido participar en el Diálogo directo” con Moreno, dijo la Confederación de Nacionalidades Indígenas (Conaie) en un breve comunicado en Twitter.

La organización reconsideró su negativa inicial y aceptó un encuentro cara a cara con el presidente para discutir “la derogatoria o revisión del decreto” sobre las reformas económicas, tras más de una semana de protestas que dejaron cinco muertos y casi 2.000 heridos y detenidos.

El viernes Moreno consideró “indispensable frenar la violencia” e invitó a la Conaie a “encontrar soluciones” frente al llamado de la dirigencia a radicalizar las acciones tras el fracaso de una primera tentativa de acercamiento a instancias de la ONU y la Iglesia católica.

Sin embargo, el movimiento indígena dijo que la propuesta carecía de “credibilidad”, insistiendo en que solo se sentaría a conversar “cuando se derogue” el decreto que eliminó subsidios y encareció los combustibles en hasta 123%.

Este sábado los indígenas, esta vez liderados por las mujeres, salieron a marchar en el marco de nuevas protestas y focos de violencia contra los ajustes.

Miles de mujeres indígenas comenzaron a marchar este sábado en Quito en el marco de nuevas protestas y focos de violencia contra los ajustes económicos en Ecuador, tras un segundo intento fallido de diálogo con el gobierno.

Con el grito de “No más muertes”, una multitudinaria caravana apoyada por otros colectivos de mujeres partió desde un punto de concentración de los indígenas que llegaron hace una semana a Quito.

La marcha se dirigió hacia el norte por la avenida Amazonas, en la zona turística de la capital, en el marco de las fuertes protestas que estallaron hace 11 días en Ecuador y que han dejado cinco civiles muertos y unos 2.000 heridos y detenidos, según la Defensoría del Pueblo.

“El pueblo es poder cuando se toman las calles”, dijo una mujer que poco antes de la partida lanzó una arenga a las manifestantes.

Descargar Semanario Seis PáginasDescargar Semanario Seis Páginas


-