SEGUINOS

NACIONALES

Varias provincias rechazan atender extranjeros y blindan las fronteras

Las polémicas declaraciones del diputado del oficialismo chileno Andrés Celis sobre la intención de trasladar pacientes infectados de Covid hacia la Argentina puso en alerta a las provincias limítrofes, en especial a Mendoza; mientras en el norte se blindan también ante el probable colapso del sistema de salud de Bolivia, y en el NEA endurecen controles por pasos desde Brasil.

“La gente nos puede incendiar la provincia si pasara algo así. No hay asidero para un plan semejante”, dijeron a este medio desde el Gobierno mendocino, tras conocerse los dichos del chileno Celis, quien mencionó la posibilidad de “hacer un convenio” ya que la Argentina “no está saturada”.

Desde el Gobierno nacional eluden los dichos del legislador chileno que responde al presidente Sebastián Piñera y mencionaron que no hay un pedido formal. No obstante, la reacción en las provincias es de rechazo. Inclusive, en el caso de Mendoza, la administración de Suarez evalúa en estas horas regresar al sistema de salidas recreativas por número de DNI y cancelar las reuniones sociales ante el aumento de casos en la provincia. En ese juego de marchas y contramarchas que la pandemia sometió a los gobernadores, hoy el neuquino Omar Gutiérrez (MPN) suspendió los encuentros de hasa 10 personas que había habilitado hace dos semanas.

En el norte también encendieron alarmas. El gobernador de Jujuy, el radical Gerardo Morales, supervisó protocolos en el Paso de Jama, que conecta con Chile. Y antes había decidido la vuelta a fase 1 en La Quiaca ante un rebrote en la ciudad boliviana fronteriza de Villazón. Morales decidió que nadie pueda entrar y salir; y si alguien con domicilio en Jujuy regresa a la provincia ingresa automáticamente en cuarentena.

El panorama en Bolivia empieza a preocupar. De hecho, las autoridades de ese país decidieron “encapsular” La Paz ante el incremento de contagios, para evitar un colapso del sistema de salud en las próximas semanas. En Salta, en tanto, en el gobierno de Gustavo Sáenz creen que la mayor complicación está en la frontera jujeña, y no tomaron medidas adicionales a las establecidas. No obstante, vecinos de Los Toldos pidieron al mandatario que autorice la presencia del Ejército para profundizar los controles, ya que la boliviana Tarija muestra circulación comunitaria del virus.

En el NEA, en tanto, el fantasma es Brasil. Y esa preocupación fue manifestada por los mandatarios Gustavo Valdés (Corrientes) y Oscar Herrera Ahuad (Misiones).

“Debemos reforzar las fronteras; vamos a poner especial cuidado al tráfico en los puentes con Brasil, Paraguay y con el Chaco”, remarcó el correntino. El misionero, por su parte, pidió días atrás a Nación mayor intensidad en los patrullajes aéreos, sobre todo en los tramos donde la bajante del río Uruguay permite cruces a pie. La provincia tiene fronteras con Brasil y con Paraguay.

Fuente: Ámbito.

Descargar Semanario Seis PáginasDescargar Semanario Seis Páginas


-